Al Gauchito no le alcanzó con mostrar valentía

Fue corajudo, pero Zbik tuvo inteligencia y por eso es el campeón.



#

El cipoleño fue al frente y tiró muchas manos, pero el alemán estuvo más preciso de contragolpe.

La historia no terminó de la mejor forma, pero la experiencia es sustancialmente importante. Sucede que el cipoleño Sebastián Heiland (72,100 kilos) viajó hasta Alemania con la firme idea de convertirse en campeón mediano interino, pero no logró derrotar al alemán Sebastian Zbik (72,300). El Gauchito mostró firmeza y agallas, aunque le faltó el rodaje suficiente como para derrotar a un germano habituado a este tipo de combates, que ganó en las tarjetas de manera unánime y que continuará siendo el monarca mediano CMB interino. De todas formas, Heiland tuvo un buen desempeño en su primera salida al exterior, peleó valientemente y en la tarjeta de la agencia DyN quedó sólo un punto abajo del campeón, pero los jueces decretaron la victoria de Zbik por 117-111, 117-111 y 116-111. El rionegrino nacido hace 23 años en Cipolletti y radicado hace largo tiempo en la localidad bonaerense de Pigüé subió al cuadrilátero del imponente estadio O2 World de Hamburgo con música folclórica de fondo, luciendo su boina y poncho característicos. Desde el principio del duelo, el anfitrión se armó una defensa cerrada y fue más certero de contragolpe, pero llegando al tramo final de la contienda Heiland pasó al frente a toda máquina, castigándolo en la zona blanda y llevándoselo por delante para aventajarlo en el parcial. Sin embargo, le faltó claridad y variedad de golpes para quebrar al teutón, quien luego de ese pasaje adverso recuperó el dominio de las acciones anticipando y manteniendo a raya a Heiland, ya exhausto después del duro esfuerzo por ir en busca de la ansiada corona. El zurdo atacó hasta el último tañido de la campana, pero su momento había pasado y la decisión oficial reflejó lo difícil que habría sido imponerse por puntos en ese escenario, aun lográndolo sobre el ring. Heiland llegaba a esta cita con 16 triunfos, ocho por nocaut, y un revés, mientras que el teutón suma 30 victorias, diez de ellas antes del límite. En el corto o mediano plazo, Zbik deberá unificar su reinado contra el monarca regular de la categoría, el quilmeño Sergio Maravilla Martínez. La ilusión de los amantes del box criollo era ver a los dos argentinos frente a frente. No podrá ser.

Gentileza

boxeo


Comentarios


Al Gauchito no le alcanzó con mostrar valentía