Al horno

Del Potro dio pelea, pero Ferrer lo quebró y puso el 2-0 para España.

Por Redacción





AP

AP

Cuando Juan Martín Del Potro le ganó el segundo set a David Ferrer, un “flashback” se instaló en la final de la Copa Davis. En noviembre de 2008 y con un marco imponente en Mar del Plata, David Nalbandian arrasó con David Ferrer en el primer partido (en tres sets) y puso el 1-0. Después, Juan Martín Del Potro le ganó el primer parcial a Feliciano López, que se recuperó en el segundo y lo ganó 7-6 (7-2)….

Hasta ese momento se daba la misma situación, con idéntico marcador en la segunda manga y el público argentino soñaba. Sin embargo, esta generación española parece invencible, tiene jugadores que rinden por encima de su media en la Copa y ayer lo demostraron en la arcilla de La Cartuja.

Eran las diez de la noche cuando Sevilla estalló: Ferrer, en una versión muy mejorada a la de Mardel, no le dio lugar a aquella “historia conocida” y después de ese tie break mostró toda su garra para vencer a Del Potro, por 6-2, 6-7 (2-7), 3-6, 6-4 y 6-3. Así, España se puso 2-0 y tiene tres chances para ganar su quinta Davis.

Los argentinos, que sueñan con ganar alguna vez la Davis, ya habían sufrido un duro golpe con el 6-1, 6-1 y 6-2 de Rafael Nadal sobre Juan Mónaco. Casi cinco horas más tarde, cuando Ferrer se arrodilló sobre el fleje y gritó el 2-0, la historia se complicó para los de Tito Vázquez. El cálculo era cerrar el viernes al menos 1-1. La realidad es que está en la puerta del horno. El punto de dobles de hoy (ver página 36) podría darle a España su quinta Ensaladera de Plata.

En el inicio de la final, Mónaco lo intentó todo, y el primer juego del partido fue una buena síntesis, tanto del entusiasmo de Pico como de sus fuerzas. Duró ocho minutos, ocho minutos en los que llevó al límite a Nadal. Ganó aquel juego, pero fue imposible mantener la intensidad y precisión.

Después llegó la batalla de casi cinco horas entre Ferrer-Del Potro, en la lenta arcilla sevillana. Y salió un partido completamente diferente: luchado, pleno de puntos lucidos y de tiros extraordinarios.

Comenzó mejor David, quinto del mundo, ante un Delpo, undécimo, que mostró algunos nervios y perdió 6-3 tras ceder dos veces el servicio. El argentino se recompuso. Dudó, aunque cada vez menos, y en un trámite de marchas y contramarchas llegó a un tie break en el que arrasó 7-2. Un revés paralelo le dio el set, Argentina había tenido que esperar más de cinco horas para llevarse su primer parcial de la tarde.

La desventaja inicial de 3-1 en el tercero amilanó a Del Potro, que mostró a su mejor tenis. Primero igualó 3-3 y luego, con una derecha paralela a la carrera y un gran revés invertido, quebró para 4-3. Selló 6-3 y gran parte de La Cartuja enmudeció.

Ferrer, sin embargo, revivió. Con ambos cada vez más cansados, Del Potro falló en un momento clave del cuarto: quedó 15-40 cuando sacaba 4-5, resolvió el primer break point con un ace, pero entregó el set con una doble falta.

Al borde de sus fuerzas físicas, Delpo falló cuando sacaba en el cuarto juego del quinto set y le dio ventaja de 3-1 a un Ferrer que acertó tiros notables cuando más necesario era. Volvió a quebrar para 5-1, y Juan Martín llegó hasta el 3-5. El local, con una furiosa derecha paralela, se llevó el partido, convirtió en casi inalcanzable el sueño de Argentina y dejó la quinta Davis a los pies de España.

Delpo hizo un gran partido, pero se quedó sin fuerzas ante Ferrer. Para Pico fue una misión imposible.

copa davis


Comentarios


Seguí Leyendo

Al horno