Al menos 14 muertos en convulsionada jornada electoral

Algunas de las víctimas perdieron la vida en tiroteos entre simpatizantes de candidatos rivales en el sur del país





Filipinas

Al menos 14 personas murieron hoy en varios incidentes violentos que se sucedieron durante las elecciones presidenciales que se celebran en Filipinas, según informó la policía.

En la región de Mindanao y en otras zonas del sur explotaron varias bombas y granadas, según informa la agencia de noticias DPA. Mientras que algunas personas murieron en tiroteos entre seguidores de distintos partidos.

Sin embargo, la Presidencia de Filipinas aseguró que las elecciones presidenciales, legislativas y regionales están siendo “justas, libres y pacíficas”, aunque expresó su “tristeza por la violencia esporádica registrada en algunas zonas”. “Con diez millones de electores en 76.340 colegios electorales y con el uso, por primera vez, de las máquinas de recuento de votos en nuestro país, los problemas, los retrasos y las violaciones eran inevitables”, declaró el portavoz presidencial, Ricardo Saludo, citado por la agencia de noticias Europa Press.

“No obstante, con paciencia, sobriedad, vigilancia y cooperación hemos conseguido que este ejercicio histórico democrático se convirtiera en un triunfo de la voluntad soberana del pueblo”, prosiguió, sin realizar precisiones sobre los muertos.

Paralelamente, ante numerosos centros electorales se formaban largas colas de votantes que debían esperar horas debido a fallos en los escáners instalados para digitalizar las boletas. A causa de estos problemas, la Comisión Electoral decidió retrasar el cierre de los locales de votación.

“El proceso de votación no se produce de manera tan rápida como esperábamos y deseábamos”, admitió José Melo, presidente de la Comisión Electoral.

La mayoría de los centros de votación abrieron puntualmente, pero los problemas surgieron con el nuevo sistema electrónico utilizado, que debía transmitir los resultados a los servidores centrales. La larga espera bajo las altas temperaturas de la jornada, enardeció a muchos votantes que debieron enfrentarse al mal funcionamiento de algunas máquinas, a problemas en las listas o al desorden generalizado.

Entre los que tuvieron que esperar un largo rato para poder votar estaba también el gran favorito para ganar la elección presidencial, Beningo “Noynoy” Aquino, de 50 años, hijo de la difunta ex presidenta Corazón Aquino, quien acudió a las urnas en la ciudad de Tarlac, unos 75 kilómetros al norte de Manila.

“Nos preocupa mucho que (la espera) pueda desanimar a un gran número de electores”, dijo “Noynoy” Aquino ante la prensa, en tanto Kyle Todd, miembro de un grupo internacional de observadores, manifestó el temor de que los problemas técnicos den lugar a un fraude. Más de 50 millones de ciudadanos están convocados a las urnas. En los últimos sondeos, Aquino encabezaba la intención de voto con el 39 por ciento, seguido por el senador Manuel Villar y el ex presidente Joseph Estrada, ambos con un 20 por ciento.

Agencia Télam


Comentarios


Al menos 14 muertos en convulsionada jornada electoral