Alarma por la ola de calor en Italia: un millón de personas en riesgo





Italia decidió aplicar una serie de medidas urgentes para proteger a más de un millón de personas en peligro de muerte por las altas temperaturas provocadas por un intenso calor procedente de Africa. Según el ministro de Salud italiano, Francesco Storace, más de un millón de personas en Italia están en peligro de muerte por la ola de calor que afecta la península. "Estamos alarmados", subrayó Storace, quien aprobó fondos especiales para un plan de emergencia y evitar que se repita el drama del 2003 cuando murieron casi 20.00 personas por el calor.

Según los expertos, desde hace más de medio siglo no se registraban temperaturas tan altas en el mes de junio, que en algunas ciudades, como Turín (norte), llegó en la última semana hasta 40 grados.

Italia descubrió ayer que casi 20.000 personas murieron en el verano boreal del 2003 debido a las altas temperaturas, según cifras oficiales divulgadas recién ahora por el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat). La ola de calor que afectó entre junio y septiembre de ese año a la península provocó la muerte de casi 20.000 personas, y no de 8.000 como habían indicado entonces las fuentes oficiales.

Según los expertos, la mayoría de las personas que murieron por el calor en general padecían enfermedades crónicas, vivían solas, no tenían sistema de aire acondicionado y el nivel de vida era modesto.

En cuatro ciudades, Turín, Milán, Génova y Roma, las autoridades pusieron en marcha un servicio de vigilancia de la población más desprotegida, en general niños, ancianos y enfermos. En Roma, donde el 20% de la población tiene más de 65 años, la alcaldía creó zonas de descanso con aire acondicionado, formó un equipo de voluntarios para ayudar a aquellos que no pueden salir de sus habitaciones y decretó el nivel de alarma máximo. Una incesante campaña nacional invita a los ancianos y a los niños a no salir de sus casas en las horas de mayores temperaturas y recuerda que es necesario beber mucha agua, evitar el alcohol y los remedios.

La sequía afecta igualmente los cultivos, sobre todo de arroz y trigo así como los ríos, cuyos niveles de agua son muy bajos. Debido a las altas temperaturas, el consumo de energía eléctrica en todo el país aumentó notablemente y se teme que provoque una crisis del sector.


Comentarios


Alarma por la ola de calor en Italia: un millón de personas en riesgo