Aldana González vive el tenis de mesa con pasión

La joven deportista barilochense comparte la misma pasión que sus padres y su hermana abrazaron durante años. Con mucho esfuerzo y disciplina, logró ganar un lugar destacado entre las mejores jugadoras de su categoría a nivel nacional.



#

Aldana González con la medalla del reciente campeonato nacional antes de otro entrenamiento.(Foto: marcelo martínez )

Aldana González tiene sólo 17 años, pero la mitad de su vida está marcada por una pasión que le inculcó su padre, Jorge.

“Empecé a los 8 años a jugar al tenis de mesa. Lo veía a mi papá en los torneos que jugaba y siempre lo alentaba”, recordó.

Esa semilla que sembró Jorge fue creciendo con el paso del tiempo y hoy se convirtió en una pasión. Hoy, Aldana está entre las mejores deportistas de su categoría. Es más, ganó a finales de julio pasado, junto al joven viedmense Matías de Vicenzo, el 64 Campeonato Argentino de Tenis de Mesa, en la categoría dobles mixtos Sub-18 y representando a Río Negro.

La pasión por el tenis de mesa se transmitió de padres a hijas en la familia de Aldana. Su hermana jugó desde los 12 hasta los 22. Ahora, es entrenadora. Y su madre lo practicó en su juventud.

Pero el camino recorrido por la joven barilochense para lograr ubicarse entre las mejores estuvo marcado por el sacrificio. Jornadas de doble y triple turno de entrenamientos sin pausa. Todo para preparse y llegar en forma a los torneos nacionales, donde Aldana compite desde hace tiempo. “No es sólo pasar la pelotita al otro lado de la red. Además hay que entrenar también lo físico”, señaló. Hoy, entrena en el CEM 138 del barrio San Francisco III, que está a una cuadra de su casa. No es la única. Varias chicas y chicos asisten a ese lugar. Aldana es alumna de cuarto año en ese colegio.

El tenis de mesa es un deporte que no tiene mucha difusión pero hay cientos de jóvenes que lo practican en silencio.

Aldana nunca se dedicó a otra disciplina deportiva con tanta pasión. “Siempre me gustó el tenis de mesa”, explicó a “Río Negro”. “Me gusta por los viajes, porque ganás experiencia, nuevos amigos, competís, entrenás”, sostuvo. “Por eso, me gusta ir a los torneos y dar lo mejor de mí”, resumió la joven.

La Provincia paga los viajes de la delegación rionegrina, donde Aldana integra la selección.

Sueña con llegar en el corto plazo a las Olimpíadas de la Juventud. Este año se haránen octubre en la Ciudad de Buenos Aires, pero dijo que Argentina no presentará en esta edición competidoras mujeres en tenis de mesa. Opinó que el nivel del tenis de mesa en Bariloche “es bastante bueno”, pero en comparación con lo que ocurre en otros lugares del país, es un poco más difícil la continuidad. “Acá hay más nenes chiquitos, porque la mayoría de los jugadores grandes dejaron porque se aburrieron o porque ya están trabajando”, indicó. “Estaría bueno tener más lugares para entrenar así conocen más el deporte”, planteó.

“Me encanta representar a Bariloche y salir campeones con la Bandera de Río Negro, porque te da mucha emoción”, afirmó.

Sumó otro campeonato en dobles mixtos

“Tenemos algo que nos podemos comunicar bien”, confió Aldana González para explicar la buena química que existe con su compañero Matías De Vicenzo.

La dupla ganó a finales de julio pasado el Campeonato Argentino de Tenis de Mesa, en la categoría dobles mixtos Sub-18.

No es la primera vez. Aldana contó que en 2015 habían logrado el campeonato nacional, en el torneo que se disputó en Rosario.

“Pero queríamos volver a ser campeones”, explicó. Dijo que Matías entrena en Buenos Aires y ella en Bariloche, pero se entienden muy bien a pesar de que no entrenan juntos.

“Lo más difícil es entenderse, pero lo hacemos bien”, sostuvo.

“Mi padre me acompañó siempre en todos estos años. Es mi entrenador y para mí es importante tenerlo cerca en cada torneo, porque me siento más segura”.

Datos

“Mi padre me acompañó siempre en todos estos años. Es mi entrenador y para mí es importante tenerlo cerca en cada torneo, porque me siento más segura”.

Temas

Bariloche

Comentarios


Aldana González vive el tenis de mesa con pasión