ALEJANDRO PARRA: “En el sueño hay una intimidad y un temor inconfesable”

Sean inquietantes, dulces o encantadoras, las imágenes que se suceden al cerrar los ojos son comunes al ser humano, que siempre deseó descifrarlas.



#

Licenciado en Psicología, Parra se ha dedicado a estudiar fenómenos alucinatorios y paranormales.

Por JUAN IGNACIO PEREYRA

ipereyra@netkey.com.ar

 

“Los sueños constituyen una parte importante de la experiencia humana. Hoy sabemos que están vinculados estrechamente con la personalidad del soñador en estado de vigilia y que la mayoría contiene informaciones capaces de ayudar a solucionar problemas personales concretos”, señala el licenciado en Psicología Alejandro Parra, autor de “El mundo oculto de los sueños. Metáfora y significado para comprender toda su riqueza”, publicado recientemente por la editorial Kier. En su trabajo Parra expone una variada introducción incluyendo teorías de los sueños (fisiológicas, psicoanalítica, junguiana y cognitiva, entre otras), desarrolla una interpretación práctica, explica y analiza las diferentes facetas del sueño y brinda información y herramientas para trabajar con sueños y pesadillas. “Mi propósito -cuenta el profesor e investigador universitario- es presentar un acabado análisis de los sueños y de las escenas oníricas, así como también ofrecer técnicas para recordar y trabajar los sueños para encontrarle su significado. Por ejemplo, existe evidencia de que los sueños son como presagios o barómetros de problemas de salud”.

-¿Cómo es eso?

-Los sueños sirven a veces como una forma de preparar a un individuo para la muerte. Los pacientes desahuciados por enfermedades incurables a veces tienen sueños de transición, en los que cruzan puentes, entran en bellos jardines, pasan a través de umbrales… todo lo cual ocurre poco antes de la muerte y les proporciona con frecuencia un estado de paz mental. El significado de los sueños intriga a la humanidad desde tiempos remotos. Todo el mundo sueña, aunque no siempre lo pueda recordar al despertar. La mayoría de los sueños tiene que ver con asuntos, sucesos y personas de la vida cotidiana del que sueña, siendo cada elemento de un sueño significativo para el que lo sueña. Los sueños fueron y son vistos universalmente como portadores de un contenido profético: ellos pueden revelar que alguna forma de percepción “extrasensorial” funciona bajo este estado.

-¿Puede un sueño anticipar algo que aún no sucedió?

-En un estudio llevado a cabo por el Instituto de Psicología Paranormal de Buenos Aires descubrimos que el 74% de los 392 estudiantes universitarios argentinos encuestados había tenido al menos una experiencia premonitoria en sueños. Es posible que los sueños tengan un grado máximo de sensibilidad a cualquier influencia, ya venga de otras mentes o incluso del pasado y del futuro. Los sueños de muerte y desastre han dado origen a “oficinas” -en diversos lugares del mundo- para recoger y coleccionar premoniciones de las personas. En efecto, cuando un sueño profético coincide con la realidad de forma muy exacta, se diría que durante el sueño las barreras del tiempo y del espacio se pueden traspasar.

-En su libro usted referencia “Diferencias entre los sueños de hombres y mujeres”. ¿Qué cambia según el género?

-Se presentan los estudios que han comparado los sueños por género, en los que se encontraron diferencias notables. Por ejemplo, los sueños de los varones incluyen un mayor número de figuras masculinas, personajes desconocidos, actos de agresión física, armas y escenas al aire libre; en cambio, aparecen menos vivencias afectivas, parientes, niños y bebés, menos interacción social y referencias a la ropa que en los sueños relatados por las mujeres. Por su parte las mujeres sueñan más familiares, niños y bebés y tienen más escenas en interiores que los hombres. Si bien no existe una respuesta definitiva, las pruebas más recientes indican que la sociedad cumple un papel muy importante en determinar las diferencias genéricas señaladas.

-¿Qué son los sueños sanadores?

-Estos sueños prescriben los ingredientes necesarios para la curación. Por ejemplo, en los sueños relacionados con la salud, el soñador también puede recibir la guía y la orientación en cuanto a los cambios en su dieta o a patrones de comportamiento que facilitarán una mejor calidad de vida o mejorar la salud. Algunas personas han tenido sueños en los cuales se curaban espontáneamente mientras soñaban. Una evidencia sugiere que las alteraciones orgánicas no se tienen en cuenta en vigilia, sin embargo, a veces pueden representarse de manera significativa en sueños y en algunos casos estos sueños implican un órgano específico, como el corazón o la garganta, mientras que otros muestran un desequilibrio en el metabolismo general del soñador. Esta imaginería onírica en realidad estaría reflejando una condición somática conocida bajo el nombre de “imaginería onirosomática”.

-¿Por qué un sueño se puede transformar en recurrente?

-Digamos que los dos tipos más frecuentes de sueños son aquel en el que uno cae al vacío y en los cuales el soñador es atacado o perseguido. El soñar con ser perseguido representa el aspecto vulnerable de todo soñador, probablemente ligado a la etapa de prematurez con que venimos al mundo al nacer. En los típicos sueños de caída, la altura desde la cual un soñador cae puede variar considerablemente: por ejemplo desde estar en el espacio exterior, o caer de un precipicio, de un árbol, de una escalera empinada o de una montaña. Posiblemente el movimiento “cuesta abajo” posea connotaciones negativas, a diferencia del sueño de vuelo, cuyo movimiento hacia arriba conlleva asociaciones positivas. Otros sueños típicos pueden incluir estar desnudo o vestido inapropiadamente, caída de un diente o varios o los dientes triturados, y sueños de exámenes. La mayoría de los sueños recurrentes es perturbadora y generalmente se experimentan por primera vez en la niñez o en la adolescencia temprana.

-¿Qué tiene que hacer una persona con sus sueños cuando éstos le generan inquietudes?

-Algunas técnicas para trabajar creativamente con los sueños se pueden aplicar en forma individual o grupal. Se debe crear un ambiente de aprendizaje, un ámbito en el que se sienta libre para aprender, a su propio ritmo y, en la medida en que se sienta preparado, fortalecer su seguridad, respetar su autoridad como soñador y generar un espacio en el que su grupo -incluso usted mismo como guía- relate sus sueños. En síntesis, se necesita bastante tiempo para elaborar plenamente un sueño, porque no siempre se puede aprehender por completo el significado de cada uno de sus elementos. Los sueños desagradables son mucho más comunes en casi todos los soñadores que los sueños positivos, y mucha gente se sorprende al saber que la mayoría de los sueños es desagradable, sueños que contienen más agresividad que simpatía, más fracaso que éxito y más desgracia que buena suerte. Hay en el sueño una intimidad y un temor inconfesable, quizá porque los sueños podría enseñar a otros aspectos de nuestra personalidad que otras personas pueden descifrar y mantener oculto y escondido.


Comentarios


ALEJANDRO PARRA: "En el sueño hay una intimidad y un temor inconfesable"