Alerta de la UOCRA por los planes caídos

El gremio de la construcción rionegrino podría definir medidas de fuerza si, como se anunció, se suspenden las obras del IPPV al suprimirse, en el orden nacional, los fondos Fonavi que nutrían las posibilidades del instituto provincial para proseguir con el plan de obras. Ahora, se estima que hay 4.500 obreros desocupados en la zona del Valle. Desde la zona atlántica el gremio ya definió realizar un plan de lucha.



ROCA .- Los obreros de la UOCRA podrían definir próximas medidas de fuerza si se paralizan las 2.000 viviendas que estaban proyectadas para Río Negro. Actualmente hay 4.500 trabajadores de la construcción sin empleo en la zona valletana, y sólo 1.300 ocupados, según los datos del gremio. La situación se agravaría con las nuevas perspectivas que existen para el próximo año.

El gobierno -a través del presidente del IPPV, Ricardo Pratti- confirmó la suspensión del plan de 2.000 viviendas que estaba previsto iniciar en este último trimestre del año. La posible desaparición del Fonavi derrumbaría toda posibilidad de encarar esta inversión de 47 millones de pesos.

Alberto Castillo, titular de la UOCRA en la zona desde Pomona a Catriel y la línea sur, advirtió luego de recibir estas novedades que “la seccional Río Negro convocará para la próxima semana a un plenario de delegados de obra y secretarios para definir qué medidas se van a tomar, ante la posibilidad de que se queden más compañeros sin trabajo”.

La construcción de una vivienda tiene un efecto multiplicador en las más variadas actividades. “Se calcula que por cada vivienda de barrio se ocupan por lo menos dos personas y medio”, según apuntó el contador Alejandro Gorsky, asesor de empresas constructoras. Señaló que la Cámara de Construcción habla incluso de cinco personas por vivienda.

Gorsky estimó que por cada casa en construcción se genera un puesto de trabajo afectado directamente a la obra, otro “medio” cargo correspondiente a distintos servicios y tareas administrativas relacionadas con las empresas constructoras, y un puesto más vinculado con la actividad de los proveedores.

Las 2.000 viviendas serán suspendidas si el Congreso aprueba el presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional, que no contempla las partidas para el Fonavi, previendo directamente su desaparición. Siguiendo los cálculos de Gorsky, estas 2.000 viviendas crearían al menos unos 5.000 puestos de trabajo, si bien advirtió que sus estimaciones no tienen estricto rigor científico.

El plan previsto por el gobierno de Pablo Verani iba a ser financiado por las empresas constructoras pero estaba garantizado por los aportes federales del Fondo Nacional de la Vivienda, el principal sostén de todos los planes provinciales de casas.

Río Negro recibe 40 millones de dólares anuales para construir en la provincia y ese monto ya estaba comprometido para este plan. El 20 por ciento de las casas en la provincia fueron construidas por el Fonavi a lo largo de sus 41 años de existencia, constituyéndose así en una de las principales fuentes de empleo de Río Negro.

“Para nosotros es incierto si el Fonavi va a continuar existiendo o no. Lo que dice el gobierno de Río Negro ahora nos cae muy mal porque ya no nos dejan alternativas para disminuir el desempleo”, indicó Castillo que ayer justamente estaba en Capital Federal realizando gestiones por este tema y la obra social del gremio, según apuntó. Indicó que el IPPV tiene sus fondos comprometidos hasta julio con las empresas. Actualmente, se están construyendo 112 viviendas en Regina, 14 y 16 en Cipolletti, y un plan de 39 en Roca. “Es lo único que está quedando del plan de 4.064 viviendas de la era Massaccesi-Verani”, indicó Castillo.

Los obreros de Viedma ya definieron paro y movilización

Los obreros de la construcción de Viedma iniciarán un plan de lucha con paro y movilizaciones el 27 de este mes. El plenario de ayer resolvió que ese día la medida de fuerza se iniciará a las 10, y continuará el 29 a partir de las 8, en el caso que no haya una respuesta satisfactoria que garantice un freno a la ascendente desocupación que desde marzo sufre el sector. En ese mes la ocupación era de 350 trabajadores, mientras que en la actualidad sólo permanecen en relación de dependencia 136. Ayer mismo se registraron seis despidos y para la semana próxima, se adelantó, se producirán 25 más.

La desocupación en la construcción en Viedma alcanza ya el 80% si se compara con la media histórica.

Los picos de desocupación más bajos que se recuerdan son los del `85, año en que totalizaron 220 los trabajadores en relación de dependencia y en el `89 con 250 ocupados.

“Es terrible ya no tenemos cómo aguantar” aseguró el delegado normalizador de la seccional Viedma de la UOCRA, Raúl Martínez, al detallar que las únicas obras que quedan en pie en esta ciudad son pequeñas y en algunas de ellas quedan pocos meses de continuidad como en el hospital de Viedma. También mantiene ocupados la defensa de la costa del río, el barrio de las 42 Viviendas que construye el IPPV, el centro comunitario que se levanta en el barrio de la Mutual de la UOCRA, en el edificio de Minería, el cordón cuneta en el balneario El Cóndor, obra en la que de 20 obreros quedan sólo seis e igual número se mantiene en el asfalto a cargo de la empresa Serpat.


Comentarios


Alerta de la UOCRA por los planes caídos