Alerta por el riesgo de incendios rurales en el este de Río Negro

El fuego puede transformarse en un poder destructor. Es necesario mantenerlo bajo control, conocer sus características y las normas que deben aplicarse para evitar los incendios.



Por Ing. Agr. Daniel Bolla - Ing. Agr. Daniela Echevarria (INTA)

El fuego ha sido un elemento recurrente en el Monte Oriental del Este Rionegrino, contribuyendo a la evolución del paisaje durante décadas, y actuando como un elemento modelador y dinámico.
En verano, debido al estado senescente de los pastizales, las altas temperaturas y fuertes vientos combinados con la presencia de tormentas eléctricas, se completa el triángulo del fuego (combustible, oxígeno y fuente de ignición), aumentando la probabilidad de focos de incendios.
Cada foco puede llegar a convertirse en incendio y causar grandes pérdidas a los ganaderos. En años anteriores se ha estimado el valor económico de dichas pérdidas (quema de alambrados, muerte de animales y eliminación del pasto) y se ha llegado a la conclusión de que la inversión en prevención por mantenimiento de picadas, resulta de un costo mucho menor que las eventuales consecuencias de un fuego descontrolado.
Desde la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Valle Inferior del Inta, se realizó como todos los años un relevamiento de los departamentos al Este de la provincia, con la intención de obtener información sobre el estado del pastizal, su riesgo de incendio, el estado de picadas y alambrados.

El dato

618,89
Es el promedio de Kilogramos de masa seca por hectárea en General Conesa. En Adolfo Alsina es de 349,83.


Cada punto del muestreo cuenta con observaciones visuales de cobertura de vegetación y se estima el riesgo de incendio, que tiene un rango de 1 (riesgo bajo) a 5 (máximo riesgo). Este índice considera la altura de los pastos y malezas, su densidad, su fenología, y la presencia de arbustos. Además, se evalúa en algunos sitios, la cantidad de biomasa de herbáceas.
Desde la EEA Alto Valle se calcula el Índice Meteorológico de Peligrosidad de Incendio que, mediante el uso de la red de estaciones meteorológicas distribuidas en la provincia, toma como insumo la temperatura, la humedad, la velocidad del viento y días consecutivos de sequía.


Para más información se puede ingresar a: http://sipan.inta.gob.ar/agrometeorologia/met/met/clima.htm. Allí se puede conocer el índice para varias zonas de Río Negro.
Se sugiere tener en cuenta los dos índices para una evaluación consistente de la probabilidad de ocurrencia de incendios, pues sin las adecuadas condiciones meteorológicas difícilmente se inicie un proceso ignífugo, como tampoco lo haría sin el suficiente material para quemar.
En general se observa una disminución de la cantidad de materia seca por hectárea presente que se adjudica a dos variables. Primero, a las escasas lluvias de este último año. Segundo a que determinados puntos del muestreo, donde era muy abundante la acumulación de herbáceas, se trata de sitios poco pastoreados que en la actualidad se encuentran con una carga animal que ha reducido en un 40% la presencia de combustible fino.
Las imágenes satelitales son una gran herramienta para la extrapolación de la información de los muestreos. En el caso de estimación y alerta de riesgo de incendio se calcula el NDVI (Indice Verde Normalizado) utilizando imágenes MODIS, con gran resolución temporal, a través de las cuales se elabora un mapa de riesgo extendiendo los valores medidos a campo
Durante las temporadas de incendios, desde la EEA Valle Inferior se realiza un seguimiento de los focos de calor y las superficies quemadas en caso de incendio. Diariamente se publican informes breves en la página oficial de Facebook https://www.facebook.com/intavalleinferior
Para esta temporada el índice de riesgo es menor comparado con años anteriores, aunque existen lugares puntuales de gran acumulación de combustible fino, que por lejanía a las aguadas, largos períodos de descanso del pastizal, zonas muy arbustizadas y con ausencia de quemas desde hace mucho tiempo, son susceptibles de quemarse actualmente. De todos modos, por bajo que resulte el valor de un índice, la probabilidad de ocurrencia de incendios siempre estará latente en este tipo de ambiente.
En referencia a las picadas se observa un mayor interés y preocupación por parte de los productores para mantenerlas limpias. Estas acciones comenzaron a manifestarse en cantidad durante la temporada anterior y en esta recorrida se pudo ver que el 60% estaban repasadas con máquinas. Esta situación positiva para favorecer el control de incendios, se ve opacada por la falta de mantenimiento de banquinas de rutas y vías férreas.

Para tener en cuenta: Cómo actuar

Atento el riesgo latente de incendio, vale tener presente un breve resumen para recordar las decisiones a tomar en caso de incendios rurales:

• Llamar e informar a Bomberos, Defensa Civil, SPLIF, vecinos.

• Permitir que las personas idóneas realicen los contrafuegos para frenar el incendio.

• Evitar el uso de candados en las tranqueras durante las temporadas de riesgo.

• Evitar encerrar la hacienda y acercarla a la aguada.


Comentarios


Alerta por el riesgo de incendios rurales en el este de Río Negro