Logo Rio Negro

Alfonsín y Ruckauf se distancian del acuerdo que fogonea Cavallo

El jefe de la UCR no cree que el proyecto de Cavallo por un gobierno de unidad sea viable. Y, acentuando su diferenciación con el ministro de Economía, pide que la Alianza tome un camino más progresista. No quiere abrir las listas a Acción por la República en Buenos Aires. "Es impensable" dijo Ruckauf.





«Cavallo no puede llamar a un Gobierno de unidad, mientras está cerrando su alianza con la oposición peronista en Buenos Aires a la vez que es ministro de De la Rúa. Primero que convoque a la unidad de su propio partido, después veremos», le dijo Raúl Alfonsín a un grupo de radicales que lo acompañaron ayer a la reunión del comité latinoamericano de la Internacional Socialista, en un hotel porteño, haciendo referencia a los candidatos de Acción por la República que se disponen a ingresar en las lista que encabeza Eduardo Duhalde.

Así, la propuesta cavallista de consensuar con el PJ el ingreso de ministros peronistas al gabinete nacional, no sólo genera rechazos fuera de la Alianza; el jefe de la UCR, lanzado otra vez abiertamente contra su enemigo eterno, Domingo Cavallo, descree de la «oportunidad» para el lanzamiento unificador. «Ahora, eso es inviable», dice.

Y parece tener razón: el gobernador Carlos Ruckauf salió también ayer a desmentir cualquier acuerdo. «Puedo ayudar en lo que me pidan, pero es impensable que haya ministros nuestros». La lógica ruckaufista se explica en términos electorales. «Vamos primeros y lejos en las encuestas, ¿de qué nos serviría acordar ahora con el Gobierno nacional? La gente nos tomaría como la misma cosa y votaría por las terceras opciones, como Farinello, Carrió o Patti», dice un ministro bonaerense.

El gobernador también piensa en un Gobierno de unidad. Pero tiene otra fecha en mente: después de las elecciones. Es decir, después de su eventual triunfo en las legislativas, y una vez que quede -supone- posicionado como candidato presidencial. Sin embargo, desmiente rumores: «Nunca sería Jefe de Gabinete de este Gobierno».

Alfonsín no disimula el malhumor que le produce el acuerdo entre el Presidente y su ministro de Economía. El ex mandatario se queja: «Cavallo actúa como si fuese el jefe del Gobierno. Esa propuesta, en todo caso, debería lanzarla De la Rúa,».

A pesar de su histórico desacuerdo con el ministro, el enojo fundamental del caudillo de Chascomús se basa fundamentos internos. Alfonsín tiene por delante una parada difícil: en los sondeos para la elección de los futuros senadores bonaerenses, Duhalde, el candidato justicialista, le lleva entre 15 y 20 puntos, según cuán oficialista u opositora sea la encuestadora. Y mientras él insiste con agotadores actos en la provincia, considera que De la Rúa no lo ayuda en nada a salvar los conflictos internos en el radicalismo del distrito.

Los delarruistas se defienden: «Nosotros no podemos empezar seriamente la campaña en la provincia hasta que el alfonsinismo no permita el ingreso de los hombres de Cavallo a las listas de la Alianza». Alfonsín retruca: «A esta altura de mi vida, lo único que me queda es la coherencia ideológica».

En las cercanías de De la Rúa, en realidad, piensan que Alfonsín está buscando una excusa para bajarse de la candidatura senatorial, y un enfrentamiento con el nuevo hombre fuerte del Gobierno podría serle útil. «El viejo no quiere cargar sobre sus espaldas con una derrota por goleada en el principal distrito», desconfía un alto funcionario del ministerio del Interior.

Mientras Cavallo llama al Gobierno de unidad, intentando convencer a De la Rúa, Ruckauf y Duhalde de la necesidad de poner a la administración nacional por encima de las elecciones legislativas de octubre y alejarla de las consecuencias de una eventual derrota electoral, la dirigencia aliancista busca sanear sus conflictos «caseros». Anteayer, en vez de sumar, la coalición gubernamental volvió a sufrir una filtración: un grupo de cinco diputados nacionales se escindió del bloque frepasista para sumarse al ARI, el nuevo movimiento que encabeza Elisa Carrió.

Gonzalo Alvarez Guerrero


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Alfonsín y Ruckauf se distancian del acuerdo que fogonea Cavallo