“Algo anda mal”

El último gol que marcó Palermo. Fue ante Gimnasia, en el torneo pasado.

Redacción

Por Redacción





El goleador histórico de Boca acumula 748 minutos sin convertir: el último se lo hizo a Gimnasia (1-1) por la 19º fecha del torneo Apertura 2010.

La primera vez que Juan Román Riquelme y Martín Palermo se encontraron durante el partido contra Estudiantes fue a los 15 minutos, cuando chocaron sus manos en el festejo del gol del “10”. Ni antes ni después tuvieron contacto a través de la pelota. Ante Estudiantes, Palermo sumó 63 minutos más de fútbol y su sequía goleadora alcanzó los 748 minutos, lo que ya es su peor racha sin marcar goles. El domingo, a los 18, lo reemplazó una vez más Lucas Viatri, quien sólo necesitó de 60 segundos para tener la primera chance clara. A los 45 tuvo otra y fue gol. El gol del triunfo. “Hace rato que estoy mal, no me siento bien. Pero voy a seguir peleándola como siempre lo hice. A mí nunca nadie me regaló nada”, dijo el máximo goleador histórico de Boca en radio La Red el día después del gran triunfo 2-1 sobre el Pincha. “Tengo que seguir trabajando, pero es difícil hacer oídos sordos a todo lo que dicen, son ocho partidos sin goles y algunos se preguntan si estoy o no para jugar. No estaré más para jugar a partir del 19 de junio, en eso que se queden tranquilos porque lo tengo más que decidido”, agregó. A pesar de su sequía, Palermo seguiría de titular en el partido del domingo que viene ante Lanús, por la novena fecha del torneo Clausura, según insinuó la noche del domingo, Julio César Falcioni, en la conferencia de prensa pospartido. “Esta semana haré lo mismo que la pasada”, dijo el entrenador, que había confirmado al delantero seis días antes del cotejo ante Estudiantes y repetiría mañana el procedimiento. Pero si el domingo sus palabras sonaron insinuantes, ayer Falcioni fue categórico. “Está muy bien Lucas (Viatri), seguramente iremos dándole minutos de juego, pero Martín (Palermo) es el capitán y el titular hoy”, aseguró el entrenador en una charla con Radio La Red. Falcioni dio sus razones. “Su día a día de trabajo, que es ejemplo de todos. Siempre hemos tratado de respetar la historia, pero vivo del presente. Ese día a día del trabajo me da el presente”. Más allá del respaldo del entrenador, algo es seguro: el sistema táctico elegido no favorece al goleador. El 5-3-1-1 lo asila demasiado y, se sabe, Palermo necesita de un buen asistidor. Una foto del ataque de Boca mostró a un Palermo solo junto a su marca, mientras sobre el sector izquierdo ya unos cuantos metros suyo, Riquelme, Clemente Rodríguez y Chávez buscaban asociarse. Palermo extraña aquel sistema que mejor lo aprovechó, el del delantero por afuera que lo buscaba siempre. Guillermo Barros Schelotto antes, Rodrigo Palacio después. Riquelme tirado casi todo el partido a la izquierda tampoco fue útil a su juego. El primer tiempo de Palermo ante Estudiantes explica su presente: la primera pelota que tocó fue a los cuatro minutos, pero a 40 metros del arco de Agustín Orión. Una vez estuvo mano a mano con el arquero Pincha, pero estaba offside, tras una habilitación de Walter Erviti. A los 37, recibió la pelota en mitad de cancha y la tocó para Chavez. Y nada más. Apenas tres veces. Pero se trata de Palermo y la sensación es que basta que entre una pelota para que entren todas las demás. Cosas de optimistas.

DyN

fútbol de afa


Comentarios


Seguí Leyendo

“Algo anda mal”