"Algunas de las causas están en el corazón de la UNC"



En el detallado informe, los peritos cuestionaron severamente la planificación y las reglas de prudencia y técnica montañista que se aplicaban en la cátedra de Caminatas en la Montaña del profesorado local.

Indicaron que la planificación de la actividad a desarrollar debe incluir, entre otras cosas, una evaluación completa de los riesgos a los que va a estar expuesto el grupo.

"Esta evaluación permitirá determinar cuáles son las acciones necesarias con el objeto de minimizar los mismos. Estas acciones deben ser monitoreadas para perfeccionar la siguiente actividad a realizar", señalaron.

Además, hacen referencia a un escrito aportado por el CRUB, titulado "Planificación y desarrollo de una salida a la montaña", basado en el "Manual para los Cursos de Guías de Montaña", el cual a entender de los peritos, no se respetó.

En los párrafos finales del informe, los peritos realizan una importante serie de consideraciones sobre la profesión de los guías de montaña en general, la falta de fiscalización para estas salidas y la manera en que se dictan los cursos en el CRUB en particular.

Cabe recordar que algo similar se realizó en oportunidad de evaluarse el accidente ocurrido el 22 de febrero en el monte Tronador, que costó la vida a 6 alumnos en un curso militar de montañismo.

"Consideramos que algunas de las causas de raíz de esta situación y de la trágica avalancha, se encuentran en el corazón mismo de la UNC, en sus procedimientos para la selección de sus docentes y en la falta de claridad y/o cumplimiento de las incumbencias y objetivos de al menos la cátedra Caminatas de Montaña", sostuvieron.

En tal sentido recomendaron se revisen los objetivos de la orientación en montaña del profesorado, los objetivos de las cátedras referentes a dicha orientación, los programas, contenidos e incumbencias de las cátedras, los lineamientos, recomendaciones y políticas internas referentes al manejo del riesgo en las actividades pertinentes y las calificaciones mínimas para los docentes y procedimientos para su elección. Asimismo, indicaron que es baja la relación de docentes a alumnos en las actividades de montaña.

Expusieron que "sin los suficientes docentes-guías es imposible contar con el margen necesario de seguridad", agregando que de todas maneras el número por sí solo no alcanza, si estas personas "no tienen la adecuada capacitación y el espacio para ponerlas en práctica en la toma de decisiones durante las diferentes etapas de una salida.

Finalmente, recordaron que según surge en la lectura de los cuerpos de la causa "se infiere que ninguno de los docentes responsables del grupo de estudiantes objetó las decisiones de Lamuniere.

Ninguno alertó sobre la falta de planeamiento, equipamiento e instrucción, ni sobre el itinerario elegido para descender del cerro Ventana".


Comentarios


"Algunas de las causas están en el corazón de la UNC"