Alivio en las costas de América Central





Fuertes previsiones, evacuaciones y drásticas medidas de gobierno se tomaron en países de la costa del Pacífico de Centro y Sud América. Aunque en algunos puntos hubo daños materiales, en todos los casos el fenómeno fue de menor magnitud a la esperada y anoche la sensación era de relativo alivio. Nicaragua fue uno de los más afectados. Registró ayer por la mañana 4 sismos de hasta 4,5 grados Richter, aunque sin que se reporten víctimas o daños. Unos 3.000 militares y policías están alerta para dar eventual auxilio en 74 comunidades. Las primeras olas del tsunami llegaron a la costa de Ensenada, noroeste de México, con una altura de hasta 70 centímetros, ayer pasadas las 14 (hora Argentina). Aunque el gobierno advirtió “peligro moderado” preventivamente cerró la navegación a embarcaciones pequeñas y evacuó las viviendas más vulnerables. En Ecuador se evacuaron poblaciones enteras, se suspendieran operaciones petroleras y aeronáuticas y se decretó “estado de excepción”, aunque finalmente fue “sólo una marejada”, dijo el presidente Rafael Correa. Los habitantes de las Islas Galápagos fueron evacuados. El acceso al mar quedó prohibido ayer en Perú mientras que en Honduras se instó a restringir la navegación. En Salvador y Guatemala el efecto fue “mínimo, pero hay que estar atentos”, dijeron las autoridades. Panamá, Costa Rica y Colombia mantuvieron el alerta pero sin complicaciones.


Comentarios


Seguí Leyendo

Alivio en las costas de América Central