Allanaron la Unidad 11 y le pegaron a un preso mientras una fiscal realizaba una inspección

La Justicia allanó la Unidad 11 y secuestró elementos vinculados con los casos de tortura. A raíz de esos hechos de brutalidad, la fiscalía de Graves Atentados Personales pidió la indagatoria de más de 30 policías. Igual, los apremios siguen. A un preso esposado le pegaron trompadas en la cara mientras la fiscal recorría la cárcel. De inmediato el agresor fue detenido. Una de las posibles medidas que se adoptarían sería el descabezamiento de la conducción del penal.



NEUQUEN (AN)- Los episodios de brutalidad policial contra los internos de la Unidad de Detención 11 son cada vez más graves. Ayer se supo que un oficial le pegó una trompada a un preso esposado, mientras una fiscal recorría la cárcel. El agresor fue rápidamente identificado y detenido.

El hecho ocurrió apenas horas después de que se revelaran, en una audiencia judicial, gravísimos casos de torturas a detenidos. Por ese motivo hay iniciada una investigación penal y ayer se realizó un allanamiento en la Unidad de Detención 11, durante el cual secuestraron varios elementos.

La reacción de los funcionarios del gobierno provincial ante la tormenta fue tibia: no negaron que existen problemas, pero relativizaron su importancia y pusieron en duda los hechos de torturas que fueron certificados por los médicos y en algunos casos, presenciados por personal que depende del Poder Ejecutivo neuquino.

El ministro de Seguridad, Luis Manganaro, de quien depende la Policía, dijo que no le constaban los malos tratos, pero reconoció que hay problemas con el manejo de la Unidad 11 y que están tratando de resolverlos con la creación del Servicio Penitenciario Provincial .

A contramano de los deseos oficiales, el problema crece sin cesar. Los diputados de la oposición pedirán que Manganaro comparezca en la Legislatura para dar explicaciones, y quieren crear una comisión que investigue la represión dentro de la cárcel. Por su parte la delegada en Neuquén de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Beatriz Gentile, hará un informe a su superior, Eduardo Luis Duhalde, y alertó sobre la posibilidad de que en los próximos días ocurran más episodios de brutalidad, en represalia por las denuncias que formularon los internos.

Los apremios ilegales contra los detenidos en la mayor cárcel de la provincia no son nuevos, pero nunca fueron tan graves como los sucedidos el 24 y 25 de abril pasado, durante la represión de un motín. Ese día ingresó a los pabellones, además de la Requisa, personal de la Policía Metropolitana -el grupo de choque que habitualmente confronta en la calle con manifestantes- mientras los Bomberos aguardaban afuera para sofocar un eventual incendio.

Un informe oficial de la justicia revela que producto del procedimiento hubo 41 internos lesionados, a los cuales les pegaron bastonazos en los pies descalzos, el rostro, la espalda y los brazos, les quemaron sus pertenencias y les dejaron los ojos negros.

El informe fue elaborado en base a dictámenes médicos y declaraciones de funcionarios del gabinete criminológico, organismo que depende del ministerio de Manganaro quien ayer puso en duda lo que su personal vio con sus propios ojos.

A raíz de esos casos de brutalidad, la fiscalía de Graves Atentados Personales pidió la indagatoria de más de 30 policías. Se trata del jefe de la Unidad 11, del jefe de Seguridad Interna (el comisario Montoya, el que ofreció irónicamente productor Mary Kay para maquillar a los internos con los ojos negros por los golpes) y todos los efectivos que integran la Requisa, el temible grupo que ingresa a los pabellones a oscuras, con los rostros cubiertos, para golpear a los detenidos.

En el contexto de esa causa, la fiscal Sandra González Taboada se presentó el miércoles a la tarde en la Unidad 11, horas después de la audiencia en la que se revelaron los casos de tortura. Tres fuentes judiciales distintas relataron a "Río Negro" que en la guardia de la unidad, la fiscal se cruzó casualmente con un detenido al que llevaban esposado para cumplir un trámite. Incluso intercambiaron algunas palabras, y el preso le comentó que debía notificarse de una cuestión interna.

La funcionaria salió de la guardia, fue hasta el pabellón 5, y minutos después volvió a encontrarse con el detenido. Tenía el rostro inflamado en el pómulo izquierdo, y le denunció que acababa de pegarle un oficial porque se había negado a notificarse de una sanción.

La trompada se la había dado en la guardia, en presencia de una mujer civil que vio todo. De inmediato la fiscal instruyó una causa, tomó declaraciones, un médico revisó al golpeado y le tomaron fotos para dejar constancia de su estado.

El juez de turno fue notificado de la situación y dispuso el arresto del oficial agresor, quien ayer recuperó su libertad.

"Es increíble, los policías de la Unidad 11 pegan cuando no los ven, cuando los ven, y hasta cuando está la fiscal presente. Jamás había pasado algo así y marca la degradación que hay en la prisión", indicaron las fuentes.

Ayer a la tarde, González Taboada volvió a la cárcel del Parque Industrial con una orden de allanamiento. Trascendió que secuestró varios elementos que según los internos, fueron utilizados por los policías para agredirlos durante la represión del motín de abril.

Se especula que en las próximas horas, el personal involucrado en los apremios y torturas comenzará a ser citado por el juez José Luis Cartolano, quien tiene la causa en su despacho.

Mientras tanto, hoy la Cámara Criminal Primera hará lugar al recurso de hábeas corpus presentado por los defensores oficiales Gustavo Vitale y Héctor Dedominichi en favor de los presos de la Unidad 11.

Los magistrados terminaban de pulir anoche los últimos detalles del pronunciamiento que darán a conocer hoy, mediante el cual dispondrán una serie de medidas que el gobierno, a través de la policía, deberá cumplir para corregir la situación en la cárcel.

Una de las posibles medidas sería el descabezamiento de la conducción del penal.

gabinete criminológico, organismo que depende del ministerio de Manganaro quien ayer puso en duda lo que su personal vio con sus propios ojos.

A raíz de esos casos de brutalidad, la fiscalía de Graves Atentados Personales pidió la indagatoria de más de 30 policías. Se trata del jefe de la Unidad 11, del jefe de Seguridad Interna (el comisario Montoya, el que ofreció irónicamente productor Mary Kay para maquillar a los internos con los ojos negros por los golpes) y todos los efectivos que integran la Requisa, el temible grupo que ingresa a los pabellones a oscuras, con los rostros cubiertos, para golpear a los detenidos.

En el contexto de esa causa, la fiscal Sandra González Taboada se presentó el miércoles a la tarde en la Unidad 11, horas después de la audiencia en la que se revelaron los casos de tortura. Tres fuentes judiciales distintas relataron a "Río Negro" que en la guardia de la unidad, la fiscal se cruzó casualmente con un detenido al que llevaban esposado para cumplir un trámite. Incluso intercambiaron algunas palabras, y el preso le comentó que debía notificarse de una cuestión interna.

La funcionaria salió de la guardia, fue hasta el pabellón 5, y minutos después volvió a encontrarse con el detenido. Tenía el rostro inflamado en el pómulo izquierdo, y le denunció que acababa de pegarle un oficial porque se había negado a notificarse de una sanción.

La trompada se la había dado en la guardia, en presencia de una mujer civil que vio todo. De inmediato la fiscal instruyó una causa, tomó declaraciones, un médico revisó al golpeado y le tomaron fotos para dejar constancia de su estado.

El juez de turno fue notificado de la situación y dispuso el arresto del oficial agresor, quien ayer recuperó su libertad.

"Es increíble, los policías de la Unidad 11 pegan cuando no los ven, cuando los ven, y hasta cuando está la fiscal presente. Jamás había pasado algo así y marca la degradación que hay en la prisión", indicaron las fuentes.

Ayer a la tarde, González Taboada volvió a la cárcel del Parque Industrial con una orden de allanamiento. Trascendió que secuestró varios elementos que según los internos, fueron utilizados por los policías para agredirlos durante la represión del motín de abril.

Se especula que en las próximas horas, el personal involucrado en los apremios y torturas comenzará a ser citado por el juez José Luis Cartolano, quien tiene la causa en su despacho.

Mientras tanto, hoy la Cámara Criminal Primera hará lugar al recurso de hábeas corpus presentado por los defensores oficiales Gustavo Vitale y Héctor Dedominichi en favor de los presos de la Unidad 11.

Los magistrados terminaban de pulir anoche los últimos detalles del pronunciamiento que darán a conocer hoy, mediante el cual dispondrán una serie de medidas que el gobierno, a través de la policía, deberá cumplir para corregir la situación en la cárcel.

Una de las posibles medidas sería el descabezamiento de la conducción del penal.

  Notas asociadas: Injustificable Nueva comisaría en Valentina Sur "No me consta que haya pasado todo esto" Una promesa a futuro "Desde hace un tiempo les pegan a todos" En el gobierno nacional evalúan medidas preventivas  

  Notas asociadas: Injustificable Nueva comisaría en Valentina Sur "No me consta que haya pasado todo esto" Una promesa a futuro "Desde hace un tiempo les pegan a todos" En el gobierno nacional evalúan medidas preventivas  


Comentarios


Allanaron la Unidad 11 y le pegaron a un preso mientras una fiscal realizaba una inspección