Alpat no tiene más excusas: le autorizaron el agua

El DPA le autorizó a Alcalis de la Patagonia la utilización de agua para el funcionamiento de la planta. La obra del acueducto está avanzada, pero falta un reservorio y algunos tramos.



La provincia de Río Negro autorizó a Alcalis de la Patagonia (Alpat) a la utilización de agua para su planta de Carbonato de Sodio, ubicada en las cercanías de San Antonio.

Casi finalizada, esa planta está casi inactiva hace más de dos años y, entre las justificaciones esgrimidas, Alpat siempre reclamó el servicio de agua y la consecuente aprobación del tratamiento de efluentes. No quedan más excusas, pues el Departamento Provincial de Aguas (DPA) ya autorizó recientemente el abastecimiento del servicio.

El titular del organismo, Mario De Rege destacó como "exitosa la política de resistirse a la entrega de agua hasta que Alpat no aceptara un tratamiento de efluentes que excluyera su envío al mar. El DPA igualmente se reserva la posibilidad de la caducidad frente a cualquier incumplimiento", agregó el ingeniero.

De Rege aseguró que el acueducto está avanzado aunque falta un reservorio y completar algunos sectores de caños.

La empresa debe construir esta obra, cuyo costo fue estimado entre tres y cuatro millones de pesos.

La resolución 774/02 del DPA otorgó el uso de agua a Alpat pero estableció que la construcción del acueducto se debe concretar antes de los 24 meses. Fuentes provinciales estiman que esa realización no puede demorar más de seis meses.

En los fundamentos, el DPA consideró "las oposiciones planteadas por el intendente de San Antonio, la fundación Inalafquen y la Corporación de Turismo de Las Grutas".

Gran debate

La cesión del servicio originó un gran debate, especialmente por el tratamiento a los efluentes. La solicitud se planteó hace cuatro años y desde entonces se revisaron diferentes alternativas.

Alpat no logró la autorización de arrojar los desechos al mar. El DPA propuso un área de Cinco Chañares, a 30 kilómetros. La empresa sugirió "El Riñon", a 10 kilómetros menos de la planta, que finalmente fue la opción aceptada por la provincia.

En plena discusión ambiental, el futuro de la planta de Soda Solvay se actualizó en el 2000 cuando una investigación de "Río Negro" desnudó la inexistencia de financiamiento privado y las dificultades para su puesta en marcha.

En ese momento, Dagnino argumentó las demoras en su funcionamiento en la falta del agua y la autorización del tratamiento de efluentes.

Hace algunos días, el DPA autorizó la utilización del "agua cruda" que será "derivada desde el canal ingeniero Suárez (ex Pomona-San Antonio), siendo el caudal a derivar de 180 litros por segundos (650m3 por hora). "La liquidación de las regalías a abonar por Alpat será de la mediación que se origine de la instalación de un caudalímetro totalizador".

Además de las razones de extinción del Código de Aguas, el organismo incorporó como motivos de caducidad del servicio "la falta de pago de tres liquidaciones consecutivas o cuatro discontinuas de la regalía o canon", "el incumplimiento de las condiciones esenciales de la derivación y utilización del servicio", como también, de "las normas sobre la protección y conservación de los recursos hídricos provinciales". (AV)


Comentarios


Alpat no tiene más excusas: le autorizaron el agua