“Alta velocidad”: Los autos locos siguen corriendo en Hollywood

Título original: "Driven". Intérpretes: Sylvester Stallone, Burt Reynolds y Gina Gershon. Música: Brian Transeau. Guión: Silvester Stallone. Dirección: Renny Harlin. Fotografía: Mauro Fiore. Vestuario: Mary McLeod. Estreno: Cines Villages a las 13, 15.30, 18, 20.30 y 23



NEUQUEN (AN).- Para poder ingresar a toda marcha en la recta final del éxito y la fama, hay que apretar a fondo el acelerador y superar con maestría una encrucijada de triunfos, derrotas, ambición, amores y traiciones. Así lo comprueban las cámaras del filme “Alta Velocidad”, que se introducen dentro de los autos de Fórmula Uno y dejan aflorar el perfil psicológico de los pilotos.

Esta película es un electrizante drama de acción protagonizada por el duro de “Rocky”, cuyo relato se concentra en las vidas y experiencias de cuatro corredores obsesionados con ese desborde de adrenalina que generan los grandes desafíos y triunfos.

¿Por qué un piloto decide serlo”? ¿Es el rush de la adrenalina tan adictivo? ¿Qué hay que tener para ser campeón mundial?, preguntas que tendrán sus respuestas en “Alta Velocidad”, que se estrena hoy en Neuquén.

Jimmy Bly, un talentoso, aunque algo irresponsable corredor novato, no anda tan bien como debiera en los rankings. Quizás se deba a las excesivas presiones que soporta de parte de su ambicioso promotor, que además es su hermano; o tal vez porque está demasiado abstraído en su tórrido romance con Sophia, la amante de su principal rival, el corredor-estrella Beau Brandenburg.

Como existen varias cosas importantes que dependen de Jimmy, el veterano Carl Henry, propietario de la escudería, busca encarrillar al chico apelando al apoyo y a la asistencia de Joe Tanto, un volante retirado, cuya carrera se vio truncada por un trágico accidente que casi le cuesta la vida. Para apuntalar al novato corredor en su difícil ascenso a la cima, Tanto debe volver sobre las traumáticas huellas de su pasado. Además tienen que maniobrar hábilmente entre la acosadora presencia de Lucretia Jones, una periodista con suficiente carácter como para imponerse por derecho propio en un escenario masculino y su tensa relación con Cathy , su ex esposa y ahora mujer de uno de los corredores de mayor prestigio.

En este film, los personajes se debaten entre deseos y tentaciones en un medio donde la amenaza constante de la muerte intensifica las emociones. En cada uno de los protagonistas hay un fuego interior que puede verse disminuido hasta convertirse en una débil llama, pero a veces ciertas cosas hacen que uno reviva el pasado para volver a empezar, y es entonces cuando esa llama vacilante puede convertirse en un incendio.

Las cámaras que se encargaron de registrar esta historia, no sólo se metieron en los autos y las pistas, sino también dentro de la mente de cada piloto, para mostrar al espectador la carrera como metáfora de la lucha por la existencia humana.

“Desde que nacemos nuestra vida es una lucha por competir a todo nivel. Luchamos con el prójimo, con nosotros mismos, contra el tiempo. Entonces pensé: si pudiera aludir de algún modo a ese impulso de competir en todo, quizás lograríamos no caer en lo obvio de toda película de carreras de auto”, explicó su director, Sylvester Stallone.

Filmada a lo largo de ocho meses, en cinco países, “Alta Velocidad”, incluye impactantes secuencias de alta competencia y emplea la más alta tecnología cinematográfica para colocar al espectador en el lugar del piloto, corriendo en uno de los vehículos más rápidos del mundo a más de 240 millas por hora.


Comentarios


"Alta velocidad": Los autos locos siguen corriendo en Hollywood