Alvarez, crítico con la Alianza y con De la Rúa

Carlos "Chacho" Alvarez criticó, a 24 horas de su retiro de la política partidaria, la gestión de Fernando de la Rúa al afirmar que "no ha resuelto" los problemas "fundamentales" de la gente, que "no tuvo nunca la voluntad" de "liderar" un cambio y "salir de la Argentina menemista".



El ex vicepresidente Carlos “Chacho” Alvarez cuestionó ayer la gestión de Fernando de la Rúa por haber fallado en el cumplimiento de las promesas electorales de la Alianza, al tiempo que políticos de distintas vertientes opinaron sobre el alejamiento del frepasista de la política partidaria.

Si bien dijo no sentirse “defraudado” por la administración de la Alianza, Alvarez consideró que, en quince meses de gobierno, la coalición “no pudo resolver las cuestiones fundamentales que esperaban los argentinos”.

“En primer lugar, no se cumplió con la promesa de cambiar en lo social-económico y, además, no se llevó a cabo la mítica, la propuesta de cambiar, de terminar para siempre con la Argentina menemista”, sostuvo.

En este contexto, Alvarez recordó que, en su desempeño como vicepresidente,”no tuve ni siquiera el apoyo del gobierno, que no mostró hasta ahora voluntad por ese cambio que había votado la gente”.

A sólo 24 horas de anunciar su retiro a la “vida civil”, Alvarez eligió el camino de la autocrítica pero cargando responsabilidades en el jefe de Estado, al tiempo que las filas de su partido y la clase política (ver infografía) hacían intentos de traducir la conducta del ex- jefe del Frepaso.

Por su parte, la frepasista Graciela Fernández Meijide calificó como un “impacto” la decisión anunciada por su colega aunque desestimó que Alvarez llegue finalmente a concretar su determinación.

El gobernador bonaerense Carlos Ruckauf reiteró sus críticas ante el alejamiento tras sostener que “si uno se va, no cambia nada”, aunque dijo respetar “la decisión personal” del ex vicepresidente.

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, sostuvo, por el contrario, que el anuncio de Alvarez “es una decisión de acuerdo con lo que siente, por lo que hay que respetarla. A mí me sorprendió, pero realmente me parece que ha sido una decisión personal que respeto muchísimo.

Alvarez anunció el viernes su decisión de alejarse “por un tiempo” de la política y si bien dijo no sentirse “defraudado” por el gobierno de la Alianza, admitió que la administración nacional “no cumplió con las promesas” de campaña en lo político y social.

Luego de advertir que la gente “va a evaluar en octubre la marcha del Gobierno”, lo que dependerá de “si llega o no la reactivación económica”, reiteró su decisión de apartarse de la política partidaria. “Al Frepaso le va a hacer bien, porque tiene que revisarse a sí mismo, recuperar su identidad dentro del gobierno y el diálogo con un sector de la sociedad”, apuntó.

Los referentes del Frente Grande, sin la presencia de Alvarez, se reunieron el viernes durante varias horas en la sede partidaria, donde decidieron pasar a un cuarto intermedio para la semana próxima y así finalizar con el armado de una mesa de conducción ampliada, que reemplazará al liderazgo unipersonal del ex vicepresidente.

El encuentro para definir la nueva conducción se realizará el jueves, a las 16 en la Casa del Frente, precisaron dirigentes de la fuerza.

En diálogo con radio Mitre y Rock & Pop, “Chacho” Alvarez, aclaró que “no me voy a desafiliar de la fuerza y voy a tratar de seguir ayudando”.

Asimismo, advirtió que el presidente De la Rúa corre “un riesgo muy grande en términos políticos”, en el sentido que su “figura” sea “cada vez mas opacada y diluida” por Cavallo “y tengamos a un sistema de primer ministro”. (DyN. Infosic)

“Cortar el cordón umbilical”

Carlos “Chacho” Alvarez explicó ayer que su alejamiento de la conducción del Frepaso corresponde a “un momento de la vida” y dijo que es “como cortar el cordón umbilical”, a la vez que propició “un cambio en la manera de hacer política”.

“Creo que este momento es como cortar ese cordón umbilical y a la fuerza le va ser muy útil en esta etapa”, dijo Alvarez sobre su alejamiento de la conducción frepasista.

El Frepaso, añadió, “es una fuerza que hay que cuidar, es muy difícil crear una fuerza nueva en la Argentina y creo que hay que seguir peleando, en mi caso desde afuera de la vida partidaria, tomando distancias de la vida partidaria, peleando por un cambio en la manera de hacer política”.

Sobre el futuro del Frepaso, estimó que “hay dirigentes muy valiosos, la fuerza al contrario tiene que crecer, pero a partir de otro momento, de un momento de separación del padre, que es doloroso pero les va a hacer bien a ambos, a la fuerza política y a mí me da libertad para decir lo que siento, pienso con menos ataduras”. (Télam)


Comentarios


Alvarez, crítico con la Alianza y con De la Rúa