Amalia Toro ya está al mando de la U-9 de Neuquén

Amalia Toro aseguró que "éste es mi mayor orgullo", tras asumir como jefa de la U-9 de Neuquén. "Esto demuestra que no hay discriminación institucional", dijo durante el acto.



NEUQUEN (AN).- Salió al playón de acceso a la cárcel con paso lento y firme sin perder la rigidez del protocolo. Desfiló con la frente alta y la mirada clavada en los efectivos carcelarios que, sobre el cemento, le dieron la bienvenida sin recelo. Con todo, Amalia Rosa Toro se transformó ayer en la primera mujer en asumir al frente de una unidad de detención de máxima seguridad del país, donde conviven más de 200 internos.

“Este es mi mayor orgullo”, fueron las palabras que utilizó Toro para resumir su estado de ánimo al tomar las riendas de la cárcel U9 de esta capital.

“Estoy convencida de que contaré con la colaboración del personal para desempeñar esta función”, dijo con un marcado acento fraternal pero seguro, cuando se dirigió a sus subalternos de la unidad carcelaria, que atentamente escucharon el breve discurso pronunciado por la flamante subprefecta.

Con su asunción, Toro se convirtió en la primera mujer que se hace cargo de una cárcel de máxima seguridad en la historia del Servicio Penitenciario Federal. Más aún, su arribo a un cargo jerárquico marcó un antecedente que modificó una estructura dominada por los hombres.

“Creo que las diferencias de género con mi asunción ya están de lado porque esto demuestra que no hay discriminación institucional con respecto a la mujer en el cumplimiento de una función”, sostuvo.

La ceremonia comenzó a las 9 y se desarrolló en el playón de ingreso a la unidad penitenciaria. Contó con la presencia de autoridades policiales y funcionarios del gobierno provincial y municipal.

La madre, una tía y un hijo de la flamante directora también participaron del acto que finalizó a las 9.30 sin ningún contratiempo.

La subsecretaria de Justicia y Seguridad Ciudadana, Alicia Comelli, destacó la designación de Toro al mando de la U9 y puntualizó “no se trata de una cuestión de más o menos insensibilidad o más o menos debilidad, es una cuestión de perspectiva de vida”.

Y alineada con el discurso de la directora del penal dijo: “Es muy importante que las mujeres ocupen cargos de conducción. Ojalá pronto podamos tener a una mujer en el Tribunal Superior de Justicia”.

Con respecto a la situación de las cárceles neuquinas dijo que “estamos bastante mejor” en comparación con las unidades de otras provincias. De todos modos señaló que “seguimos teniendo la necesidad de una cárcel” con toda la infraestructura necesaria para alojar a los internos.

“Los proyectos están -indicó-. Y uno aspira por lo menos que al finalizar la gestión, si no está la cárcel, que por lo menos estén puestos los primeros ladrillos”. Anunció que la semana próxima asumirá la nueva dirección en la U11, ubicada en el Parque Industrial de esta ciudad.

A todo esto, Toro no perdió tiempo y, antes de recorrer los pabellones, solicitó un informe para conocer el estado de la unidad de detención. Sin embargo, en un improvisado contacto con la prensa reiteró que no le teme al desafío y aclaró que la única diferencia con los directores anteriores “puede ser en el gusto femenino”.

“De golpe va a ver más plantitas o más colores dentro de la unidad”, deslizó con una sonrisa.


Comentarios


Amalia Toro ya está al mando de la U-9 de Neuquén