Diez años de Ámbito Histrión: cierra una temporada de festejos

El espacio teatral neuquino, que en abril cumplió diez años, despide esta temporada de festejos con teatro y música. Su presidente, Alejandro “Choco” Cabrera, habló con “Río Negro” sobre la actualidad del lugar y la actividad artística que llevan adelante.



Ámbito Histrión, el teatro ubicado en Chubut 240, abrió sus puertas oficialmente en abril del 2007. Es decir que en el mismo mes de este año cumplió su primera década de vida.

Pero como 10 años para un teatro independiente no es poca cosa, la asociación que sostiene el lugar decidió que los festejos se extendieran durante todo el año.

“Este fin de semana es el cierre del año de los 10 años, los 10 años de la sala se cumplieron en abril, pero el planteo fue festejar durante todo el año porque no siempre se llega a cumplir tantos años en una sala de teatro. Lo que vamos a hacer es un festejo con espectáculos”, detalló en diálogo con “Río Negro” Alejandro Cabrera el presidente de la entidad, al que en el mundo de las bambalinas se lo conoce como “Choco”.

Las actividades comenzaron ayer con la función de la obra “Y aún así los quiero” y con el espectáculo de café concert “Criaturas”.

Pero seguirán hoy con una función de la pieza de Pablo Todero “Rotos de amor” que será a las 22. Y con un recital acústico de Judith del Pino y Ezequiel Boronat que tendrá lugar a las 23:30 en el café del teatro.

Es así como Ámbito Histrión cerrará no sólo el año sino su primera década de vida.

A propósito del aniversario Cabrera sostuvo: “Estamos muy felices de haber crecido. Nosotros hicimos una apuesta muy grande desde el primer momento en que alquilamos y que teníamos la plata solamente para el mes de alquiler y la mitad de la cuota de la inmobiliaria. Nos la jugamos y dijimos ‘de algún lado va a salir’. Y seguimos en la misma, este año incorporamos un aulita que está en la parte de adelante de la sala, cambiamos las sillas, incorporamos más luces, un poco la idea es seguir creciendo y seguir apostando a mejorar las condiciones de la sala no sólo para el público sino también para los actores y actrices que van a presentarse en la sala”.

Además resaltó que hoy en día la sala es capaz de mantenerse a sí misma. “Esto es como un sueño. Nosotros hace 10 años habíamos pensado como grupo que ojalá algún día la sala se pueda sostener así misma desde lo económico, y desde hace dos años que no estamos poniendo plata y que llegamos a fin de año con los gastos cubiertos, y eso para un espacio independiente, en este contexto, es como un logro”, confió el teatrista.

Y sobre los planes a futuro sostuvo que “la idea es seguir sosteniendo la sala, seguir creciendo y de alguna manera poder, en algún momento, pensar en un espacio propio”.

Pero al mismo tiempo aclaró: “Nosotros la sala la hicimos para hacer teatro, somos artistas y entendemos que la sala va a seguir teniendo sentido en la medida que nosotros podamos producir sino uno se convierte en un empresario teatral y no es la idea. La sostenemos porque es el mejor espacio que conocemos para poder hacer lo que más nos gusta que es el teatro. La intención es que la sala siga funcionando y siga siendo una alternativa válida los fines de semana en Neuquén para la gente. Y que a su vez nosotros podamos seguir creciendo como actores o directores, que es a lo que siempre apuntamos”.

“Es un homenaje, un símbolo, un signo importante para nosotros, para dejar bien plasmado de dónde venimos”,

sostuvo Choco Cabrera sobre la iniciativa de que la sala lleve el nombre de Víctor Mayol.

Los primeros pasos de la sala

La preinauguración fue a fines del 2006 y principios del 2007 en un ciclo que se llamó “Entre los escombros”
porque el teatro aún estaba
en construcción.
Fue con el estreno de “Factum”, la última obra dirigida por Víctor Mayol.

La inauguración formal fue en abril de 2007.

Datos

“Es un homenaje, un símbolo, un signo importante para nosotros, para dejar bien plasmado de dónde venimos”,

Comentarios


Diez años de Ámbito Histrión: cierra una temporada de festejos