Amenazas del kirchnerismo al Congreso



El ministro del Interior, Aníbal Fernández, advirtió ayer que, así como el Congreso tiene la potestad de votar una ley “que no sea de la satisfacción del gobierno”, el Poder Ejecutivo tiene “la posibilidad del veto”, en alusión al proyecto aprobado en Diputados que suspende por 120 días las ejecuciones hipotecarias.

“La Constitución prevé que una ley se vote y que no sea de la satisfacción del gobierno, pero también prevé que el Ejecutivo tenga la posibilidad del veto”, dijo Fernández al referirse a la iniciativa aprobada por la cámara de diputados y que no contaba con el aval del gobierno.

De esta forma, el ministro del Interior hizo referencia a la sesión especial realizada la semana pasada, donde el duhaldismo junto con el radicalismo y otras fuerzas de la oposición logró reunir 129 legisladores -el número exacto para obtener quórum- sin la presencia de los diputados del oficialismo.

En tanto, la postura del duhaldismo fue relativizada por los integrantes de la conducción del bloque del PJ -encabezada por cuatro legisladores kirchneristas- que salieron a minimizar la actitud del duhaldismo y coincidieron en que se trataba de “un manotazo de ahogado” de la oposición. Fuentes kirchneristas estimaron que al duhaldismo le será “muy difícil” coincidir con la oposición en otras cuestiones para lograr quórum nuevamente sin la presencia del oficialismo, ya que descuentan que después de las elecciones, el sector que responde al ex presidente Eduardo Duhalde perderá varias bancas.

En sus declaraciones radiales, Aníbal Fernández aclaró, sin embargo que, “llegado el momento, si el Congreso decidiera por las mayorías agravadas que establece la propia Constitución que eso sigue adelante, el presidente no tendrá más remedio que aceptarlo”, con lo que hizo referencia a la posibilidad que tiene el Congreso de insistir con una ley tras un veto del Ejecutivo.

En ese marco, el ministro Fernández consideró “berreta” la actitud de la oposición de “sacar un proyecto de ley y llenarse la boca de palabras y (decir) que el Congreso se puso de pie cuando en realidad lo que se está buscando es sacar una ventajita de las personas que padecen esa situación particular”. También, sostuvo que “lo que se discute en este caso concretamente es que no se ha evaluado una salida responsable para un universo determinado de personas con problemas sino que se ha hecho un gesto electoralista”. (Télam)


Comentarios


Amenazas del kirchnerismo al Congreso