América Latina crece a dos velocidades

BID reconoce a México y Brasil como dos modelos de crecimiento regional



1
#

2
#

PANORAMA internacional

El sólido crecimiento económico en América Latina esconde en realidad dos velocidades dentro de la región y posturas diferentes frente a fenómenos como la entrada masiva de capitales, destacaron expertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) días atrás. Brasil, exportador de materias primas y orientado hacia los países emergentes, y México, dependiente de los países industrializados, son los dos modelos actuales de crecimiento regional, según un informe divulgado durante la asamblea anual del banco. “El grupo liderado por Brasil está muy bien situado en un mundo en el que las economías emergentes son el motor de crecimiento”, explicó el informe. “Los precios de las materias primas son altos y los flujos de capital están entrando hacia este grupo para aprovechar las mejores oportunidades y perspectivas más brillantes”, añadió. “La otra cara de la moneda la representa el grupo liderado por México, cuyos miembros comparten lazos comerciales mucho más fuertes, tanto en bienes como servicios, con países industriales”, argumentó el texto del BID. Los expertos del organismo colocan en el grupo de Brasil a la Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, así como Trinidad y Tobago. En el grupo mexicano se hallan todos los países centroamericanos y los caribeños, con excepción de Haití. Las perspectivas de crecimiento 2011 para ambos grupos son notablemente diferentes, constata el texto: 4,4% en el caso de Brasil y sus seguidores; 2,7% para México y sus integrantes. Esa división regional es un reflejo de lo que está aconteciendo internacionalmente: antes de la crisis del 2008, los países emergentes representaban 50% de la demanda mundial, actualmente representan 75%. India, Rusia y China representaban 9% de las exportaciones brasileñas en el 2006, mientras que en el 2009 eran del 17%. Para México, las exportaciones a esos países sólo significaban 3% en el 2009. Estas perspectivas favorables para Brasil no están exentas de problemas: la entrada de capitales masiva que está sufriendo América Latina está impactando duramente en el real brasileño. El BID calcula que en el 2010 un total de 266.000 millones de dólares llegó a América Latina, de los cuales 55% fueron flujos financieros, no de inversión directa. La reacción ante esos flujos de capital mostró de nuevo las diferencias en el seno de la región durante la cuarta reunión de ministros de Finanzas de América. “Hubo un franco intercambio de puntos de vista sobre la situación económica y los desafíos actuales, que incluyen el precio de los alimentos, de las materias primas y de los crecientes y potencialmente volátiles flujos de capital”, explicó el ministro canadiense de Finanzas, Jim Flaherty, al resumir el encuentro, que terminó sin un comunicado público. “Hay diferentes puntos de vista, ésa fue la naturaleza de la discusión”, dijo. Brasil o la Argentina aplican controles e impuestos a la entrada de esos capitales especulativos, algo que México no considera oportuno. Colombia –uno de los países dentro del “grupo Brasil” según el estudio del BID– tampoco aplica controles a ese flujo de capitales. “Hay razones considerables para sospechar de los controles de capital, pero a lo mejor funcionan”, se limitó a indicar el ministro colombiano de Hacienda, Juan Carlos Echeverry. (AFP)


Comentarios


América Latina crece a dos velocidades