El refuerzo de gas para la cordillera está a las puertas de Bariloche

Martín Belvis

Los trabajos de ampliación del gasoducto Cordillerano entraron en la fase urbana y, aunque todo ahora es más complejo, la organización y la experiencia se combinan para que la excavación no afecte demasiado la vida de los que viven en la calle del barrio Las Victorias paralela a la ruta. Si todo marcha según lo planeado, en octubre la obra estará terminada.

El plan diseñado por Camuzzi junto con los gasistas matriculados permitirá en estos dos meses avanzar en los trabajos para que, lo más rápido posible, los departamentos, los comercios y hasta los barrios enteros que se construyeron en medio de la restricción, tengan gas de manera casi paralela a la habilitación de la ampliación.

Desde Salta

La tonada y el acullico de coca que se adivina en el cachete revela el origen salteño de muchos de los operarios que la empresa Contreras trajo hasta el frío de Bariloche. Son tantos que contrataron un hotel entero para ellos, en la calle España.

El gasoducto Cordillerano nace en Plaza Huincul y recorre la Ruta Nacional 237 desde Picún Leufú hasta Bariloche y, por la 40, lleva el combustible hasta Esquel.

La obra se complementa con el refuerzo del gasoducto Patagónico, que llega a Esquel desde la costa atlántica, a modo de anillo.

La ampliación de la capacidad de transporte se logra mediante la construcción de una cañería paralela, en algunos tramos de un calibre mayor, como loops, una especie de refuerzo o pulmón, que sirve para conducir pero también, llegado el caso, para almacenar el gas.

Los nuevos caños deben llegar a la planta de gas ubicada en la calle Esandi, en el Este de la ciudad. Parte de las obras ya arrancaron en esta cabecera, pero dentro de la planta urbana de Bariloche los trabajos están concentrados en el barrio Las Victorias.

No es lo mismo tender un caño subterráneo en la meseta que en la ciudad. Por eso, en la parte más ancha de la calle Luis Piedrabuena (la colectora) la empresa montó una especie de obrador donde va soldando tramos del caño sin costura para luego ir tendiéndolo en la excavación realizada en la zona más estrecha.

Fuentes de Camuzzi, la distribuidora de gas de la Patagonia, confiaron a “Río Negro” que la organización de los gasistas matriculados de la ciudad permitirá que las inspecciones finales de las obras con pedido de factibilidad se realicen ahora, de modo que cuando el gas empiece a correr por los nuevos caños, la infraestructura esté lista para recibirlo.

La intención es que el plan se sienta como un “shock” de suministro.

En Bariloche, al igual que en San Martín de los Andes, Junín de los Andes, El Bolsón y el oeste de la Línea Sur rionegrina, hay miles de comercios y hogares que no tienen gas natural por red, a pesar de que en el diseño original se contemplaba este tipo de suministro.

Debieron reconvertir sus sistemas de calefacción y sus cocinas al gas envasado (que tiene un costo muy alto) o a la electricidad, que también es más cara que el ministro por red.

Tal vez el ejemplo más significativo es el del barrio 645 Viviendas, en el sur de la ciudad. Como el gobierno provincial se había comprometido a entregar las casas con todos los servicios y no pudo hacerlo porque Camuzzi no les habilitó el suministro, el Estado financia la entrega de cilindros de gas envasado (GLP). La terminación de la ampliación del gasoducto permitirá conectar este barrio a la red.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro