Víctor Serna: ‘‘Manu fue un ejemplo deportivo y humano’’

Facundo Rumene

Suele decirse en el ambiente del básquet neuquino que “en San Martín vive el que fue kinesiólogo de la Generación Dorada”. Víctor Serna es bastante más que eso. La identificación con ese grupo de jugadores se evidencia en la calidez de su persona. Aquel equipo quedó marcado a fuego por lo que transmitió adentro y afuera de la cancha. Serna también es una muestra de ello a partir de la formación de jugadores, pero principalmente de personas.

La relación con los monstruos que fueron campeones olímpicos es tan fluida que algunos ya lo han visitado en el sur de la provincia y dieron charlas a los jugadores de Zorros, equipo al que dirige y para el que trabaja junto a un grupo de locos apasionados de su misma extirpe amable.

Nadie mejor que él en la región para explicar lo que significa Manu Ginóbili y el anuncio de su retiro la semana pasada.

“Mi hija está viviendo en Estados Unidos y en diciembre tenía planeado ir a ver a Manu en San Antonio. Les pregunté a Pepe y Fabricio la semana anterior y me dijeron que él no quería decir nada. Me enteré de la noticia mirando la tele. Es un balde de agua que sabés que te está por caer pero igual te deja helado”, contó Víctor a “Río Negro”.

Serna tuvo sensaciones encontradas con la noticia. “Esperamos mucho tiempo que un argentino pudiera jugar en la NBA al nivel que lo hizo. Siempre querés que siga un año más. No queríamos ver el cierre. Por un lado estás contento por la carrera que hizo y por el otro estás triste porque querrías haberlo visto un año más”, admitió.

El entrenador y kinesiólogo se manifestó en coincidencia con la imagen que le quedó al público sobre Manu.

“No le recuerdo una mancha en su carrera. No tiene un escándalo, una pelea o un papelón. No sólo es un ejemplo como deportista, sino también como persona. Jordan, Kobe Bryant y las máximas figuras lo respetan. Además es un ejemplo en lo deportivo y en lo humano para los chicos’’, opinó.

Pero Ginóbili no fue un paracaidista, integró un colectivo fenomenal, en el cual Serna también tiene una butaca.

“La Generación Dorada es una marca registrada en todo el mundo. Emanuel es la frutilla del postre de ese equipo. Los que no llegaron a la NBA igual hicieron una gran carrera. Pese a la fama repentina y el dinero que implica ser de elite, ninguno se vio nunca envuelto en escándalos”, finalizó.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro