Un empate que dejó mejor sabor en Sol de Mayo que en Deportivo Roca

Walter Rodriguez

El estreno, sea cuál sea la disciplina, siempre suele esconder factores que se activan cuando el ensayo le deja su lugar a la realidad. Hay que salir a jugar y las virtudes de la previa se mezclan con los nervios y las inseguridades que da la falta de rodaje.

A Deportivo Roca en cierta manera le pesó el debut y terminó entregando en cancha menos de lo que se esperaba. Aún así fue capaz de rescatar un empate 2-2 ante un sólido Sol de Mayo, que avisó de entrada que no será fácil para nadie en esta temporada del Federal A que comenzó ayer.

¿Por qué le costó al Naranja y no tanto al Albiceleste? La lesión de Leandro Puig a mitad de semana, trastocó los planes de Mauro Laspada. El DT debió tirar al carril derecho a Fernando Fernández, quien en toda la pretemporada practicó de doble 5, y ubicó a la dupla José Lincopán y Lucas Mellado en la mitad de la cancha.

El Naranja se sintió cómodo en los primeros 20 minutos y hasta tuvo un par de chances con un disparo de Lincopán que Astutti atajó con esfuerzo, y un tiro libre de Maxi Prioreschi que dio en el travesaño. Sin embargo, una vez que Sol de Mayo comenzó a doblar marcas ante la falta de velocidad de Roca en el traslado, no sólo equilibró las cosas sino que fue superior a su rival en la parte final de la etapa inicial y se pudo ir al descanso adelante de no ser por una tapada a medias de Lucas Di Grazia ante un remate de Galván.

A la vuelta de los vestuarios, hubo un sube y baja de emociones. Galván tuvo su revancha a los 35 segundos del complemento, cuando aprovechó una asistencia de Alex Díaz. En la siguiente jugada, el ingresado Rodrigo Mannara tras un desborde le sirvió el gol a Gonzalo Garavano, pero Sol tenía un cartucho más. Sólo 2’ después, Mellado falló en un despeje, Morales se metió en el área y con un latigazo seco, volvió a adelantar a los viedmenses.

El Depo, huérfano de ideas, no encontraba caminos. Laspada mandó a la cancha a Gastón Portiño y Hugo Prieto, y entre ambos fabricaron el gol que impidió que Roca se quede sin nada en el debut a poco del final. Claro que Sol le dio una mano, ya que Luquet dejó al equipo con 10 luego de un golpe sin pelota a Ostapkiewicz.

El Naranja deberá seguir trabajando para que su fútbol fluya. Ayer fue su gran deuda. Sol de Mayo corre con ventaja sobre el resto: tiene una base que se conoce de memoria, posee efectividad con Diego Galván y cuenta con un DT astuto como Adán Valdebenito que sabe leer entre líneas las debilidades del rival.

Esto recién empieza, pero ya hubo una muestra y en las conclusiones estarán guardadas buena parte de las soluciones.

“Jugamos un buen partido, aunque después de la expulsión nos tuvimos que meter un poco atrás, pero nos vamos contentos por el trabajo que hicimos”, resumió Diego Galván quien dejó el sello de su categoría en el Maiolino al marcar un gol y ser una de las figuras de su equipo.

“Va a ser un campeonato muy peleado. Nosotros venimos de abajo, pero sabemos el juego que tenemos. Mantenemos la misma base del Federal B, llegaron buenos refuerzos y jugamos un buen fútbol. En esta categoría si no tenés sacrificio, no podés jugar. A todo eso, tenemos jugadores de buen pie”, agregó el delantero.

Galván admitió que el secreto de su vigencia “son las ganas. Hace tres años que estoy en Viedma y disfruto día a día de esto. Cuando eso se acabe, no voy a jugar más.

El otro artillero que hubo de movida en cancha fue Gonzalo Garavano, autor del empate parcial del Naranja. “No fuimos inteligentes en gran parte del encuentro, recién lo fuimos a lo último y pudimos empatar. Cometimos errores y nos costaron caro. Regalamos por lo menos 60 minutos”, admitió el delantero del Depo. “No tuvimos fútbol, nos costó entrar en el partido. Cuando lo hicimos, quizás ya era demasiado tarde. Lo importante es que pudimos empatar y sacamos un punto”.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro