Las calles de Neuquén quedaron inmóviles por el paro general

Andrea Durán

La ausencia de colectivos en la calle, las aulas vacías y los bancos cerrados marcaron ayer el ritmo del paro general en Neuquén. La adhesión a la medida de fuerza nacional reunió a sectores del arco público y privado de la provincia y se manifestó, además, con piquetes en las rutas y marchas en el centro de la capital.

Los reclamos fueron direccionados al gobierno nacional, en rechazo al ajuste y al acuerdo con el FMI, pero sumaron condimentos locales. “La contundencia del paro marca el descontento que hay y la necesidad de que se cambie el rumbo económico”, afirmó ayer el titular de la CTA, Carlos Quintriqueo, antes de subirse al palco desde donde hablaron referentes de varios sindicatos y organizaciones sociales, frente a la Casa de Gobierno.

La medida de fuerza convocada por las centrales obreras del país se notó desde bien temprano por el acatamiento total del transporte público. Los colectivos de Autobuses Santa Fe directamente no funcionaron aunque sí hubo taxis y remises circulando. El titular del Sindicato de Peones, Eduardo Lira, estimó que se trató de alrededor de un 15% de la flota, estimada en 1200 unidades. “Venimos como todos. La canasta familiar es un gran problema y los aumentos de luz y gas no fueron acorde a los aumentos salariales”, planteó. Evaluó que una medida de fuerza como la de ayer “hacía rato no pasaba” y la comparó con los niveles de 2002.

Te puede interesar Los neuquinos que caminaron largas cuadras por el paro nacional

Para las 8, el paro empezó a notarse en las escuelas, en las oficinas públicas y en los bancos, cuyas principales sucursales no abrieron. Desde ATEN aseguraron que el acatamiento docente fue del 90% en ambos turnos y lo mismo ocurrió con los auxiliares de servicio. El relevamiento de ATE indicó que en hospitales y empresas del Estado se mantuvieron guardias como en día domingo, pero que en otras dependencias como Registro Civil y Rentas la adhesión fue del 100%.

Te puede interesar El paro dejó pasajeros varados en la terminal de Neuquén

En los bancos, el acatamiento fue “total en el centro”, aseguró el secretario general de La Bancaria, Francisco Melo. Los principales bancos no abrieron sus puertas durante la jornada y tampoco hubo reposición de dinero en los cajeros.

En la aduana de Neuquén, el acatamiento promedió el 70% del personal agremiado en Supara. Tampoco hubo actividad en el aeropuerto Presidente Perón porque los trabajadores aeronáuticos acataron la medida de fuerza. Al cese de estos servicios se sumó la recolección de residuos y el cobro de estacionamiento medido.

El comercio registró adhesión dispar. Según el secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio (CEC), Ramón Fernández, promedió el 80% e incluso fue más elevado en las grandes superficies. El dirigente indicó que hubo negocios cerraron y otros que abrieron con personal reducido o atendidos por sus empleadores. Los locales gastronómicos también funcionaron.

El único piquete de la jornada lo protagonizaron los trabajadores madereros, ceramistas y obreros de la Uocra junto a militantes de izquierda. El bloqueo se montó alrededor de las 6 y se levantó cerca de las 11 para que los manifestantes participaran de la marcha convocada por la CTA.

La cabecera del centro neuquino quedó paralizada como consecuencia del paro nacional. En las escuelas, el municipio y los tribunales no hubo actividades. Lo mismo sucedió en la banca privada que no abrió sus puertas al público mientras en los cajeros se registró un faltante de dinero, que ya comenzó evidenciarse desde el domingo a la noche.

En la terminal de ómnibus no hubo movimiento y quedaron cancelados todos los servicios de media y larga distancia.

En tanto el gremio de los empleados de comercio también adhirió al paro.

Los gremios estatales CTA y ATE protestaron en las puertas de la refinería de Huincul. Los manifestantes se acercaron y colocaron la cubiertas encendidas sobre la calle Mario Zambrano e impiden el paso de camiones o transportes de personal. Solo pudieron pasar los vehículos particulares.

El dirigente Carlos Muñoz, explicó que “es ante el rechazo de las políticas de ajuste del gobierno nacional y provincial”. Señaló que los trabajadores son los que pagan “el ajuste que están haciendo los gobiernos de (Mauricio) Macri en el país y de (Omar) Gutiérrez en la provincia”.

En Chos Malal la medida de fuerza nacional se sintió con fuerza ya que se sumaron los trabajadores de las entidades bancarias, en las escuelas no hubo clases, tampoco transporte urbano, de media y larga distancia y el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) sólo atendió urgencias.

En el área de Salud, el hospital Gregorio Alvarez trabajó solo garantizando servicios mínimos esenciales. En las escuelas fue clave la adhesión los auxiliares de servicio, pese a que entre los docentes también fue alto el actamiento. Los municipales también se plegaron.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro