Un barrio de Neuquén está harto de convivir con desbordes cloacales

Los vecinos del barrio Huiliches reclamaron por la puesta en funcionamiento de la planta cloacal ubicada en la calle 12 de Septiembre. En lo que va del año, el desborde de fluidos cloacales a lo largo de las calles San Martín y Belgrano, repitiéndose de forma casi constante, les han generado innumerables inconvenientes con los riesgos que implica para la salud. Los momentos más complicados son a primera hora del día y durante la tarde, por la demanda del servicio.

Las casa particulares, los comercios y las personas que por allí transitan a pie, conviven diariamente desde hace años con los olores y aguas que suben hasta la vereda. ”La gente cuando viene a comprar, estaciona el vehículo afuera y se salpican todo, y ni hablar del quehacer diario, lamentablemente tenés que convivir con esta situación”, afirmó Ramiro Rubino, dueño de un comercio en Belgrano y Picún Leufú.

Toda la humedad acumulada por las calles principales del barrio, es producto del desborde de las cloacas que no dan abasto, los chapones que transportan las aguas por Rufino Ortega se corroen por los altos niveles de ácido sulfhídrico y los olores que salen a la superficie se perciben desde lejos.

Para lograr respuesta a la problemática, en marzo la Defensoría del pueblo de Neuquén presentó al Juzgado N° 5 una acción de amparo donde expuso la crítica situación ambiental del canal que corre por 12 de Septiembre y la permanente presencia de agua estancada que recibe el aporte superficial de líquidos cloacales. Condiciones que además afecta a las salud de los alumnos del colegio Nuevo Mundo ubicado en la misma calle.

También se ha constatado en varias oportunidades que el canal que corre por la calle 12 de septiembre no funciona correctamente para evacuar el agua pluvial. Allí se percibe una alcantarilla muy por encima del nivel del cauce, lo que hace que el nivel del agua recién pueda pasar al superar ese nivel, pero el canal debajo provoca la inundación de las calles. “Cuando hay lluvias no muy intensas todas esas aguas ingresan a las viviendas, porque las calles se convierten en un río”, contó Miguel Ardanaz, otro vecino de la zona.

El Ente provincial de Agua y Saneamiento de Neuquén anunció en octubre del año pasado la construcción de una planta depuradora de líquidos cloacales en el sector afectado. Un proyecto que demandó una inversión de 18 millones de pesos para contener la demanda de casi 3.000 habitantes del barrio Huiliches y sectores aledaños.

La planta depurará los efluentes cloacales del barrio Huiliches que actualmente son derivados a la planta de tratamiento Tronador, por un colector que está al límite de su capacidad. Además, significaría la disminución efectiva de la contaminación que llega al Arroyo Durán y al propio Río Limay.

Actualmente está ubicada en el predio que el EPAS tiene en la esquina de las calles Bejarano y 12 de Septiembre. Sin embargo los vecinos advirtieron que no está en funcionamiento, y los inconvenientes siguen aumentando. “Ellos decían que en febrero iba a estar en funcionamiento la planta provisoria. Ahora resulta que por una cuestión administrativa no pueden hacerlo porque no tienen el personal” indicó Ardánaz.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro