Una app permite que la justicia actúe al instante en un delito flagarante

Miguel Suarez

Desde hace unos días la policía de Neuquén comenzó a utilizar una novedosa aplicación de celulares que permite informar de los hechos de flagrancia que ocurren en la ciudad en tiempo real. Con este dispositivo se deja atrás las anticuadas denuncias policiales que son en papel y que tardan hasta 24 horas en llegar a manos de la justicia, pretenden que en un plazo de 40 minutos el fiscal y los defensores oficiales ya cuenten con todos los datos necesarios para poder realizar las audiencias de formulación de cargos.

“El policía de la esquina siempre está mandando mensajitos”, fue la crítica que iluminó al fiscal jefe de Robos y Hurtos, Maximiliano Breide Obeid, en julio del 2017. A partir de una queja de un vecino que escuchó en la radio, se le ocurrió el desarrollo de una aplicación para desformalizar las denuncias policiales y tener un informe completo de cualquier hecho delictivo casi de inmediato. Se trata de un sistema “único en el mundo” y que ya fue sondeada por la justicia de la provincia de Río Negro, Uruguay y hasta Panamá, para importarla.

La “App Flagrancia” fue desarrollada en septiembre del 2017 pero se implementó recién en los últimos días por una serie de recaudos que exigió la policía provincial, que tienen que ver con “las medidas de seguridad para almacenar la información que se carga en la nube. Esto se desarrolló con la Optic (Oficina Provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación) que tiene servidores muy seguros”, indicó.

La primera comisaría en utilizarla fue la Segunda, que se ubica en el bajo de la ciudad y la que debe dar cobertura a la zona comercial más populosa de Neuquén, donde los hechos de flagrancia son los más frecuentes.

El jueves el dispositivo se implementó en la comisaría Primera y hasta el momento sólo se registro un hecho, ocurrido en un comercio donde detuvieron a una pareja que ingresó al local y comenzó a guardar mercadería entre sus ropas. El dueño los vio por la cámara y avisó a la policía.

Quieren solucionar dos problemas

Breide Obeid explicó que desde la implementación del nuevo Código Procesal Penal en 2014 “empezamos a trabajar con un sistema nuevo de audiencias, con un legajo desformalizado. En flagrancia nos manejamos en muchos casos con los formularios de papel de la policía, y eso rompía la lógica del sistema porque se seguía replicando el expediente de papel”.

En ese contexto el fiscal indicó que el primer problema tiene que ver con lo que demoraba en llegar la información, en especial en flagrancia que son hechos que se detectan en el momento que ocurre el delito: “como tenemos que hacer audiencia dentro de las 24 horas porque es el plazo máximo de la detención y suele haber demorados, por lo general el sumario policial llegaba con el detenidos 5 minutos antes de la audiencia”, indicó.

Esta situación generaba contratiempo porque “no teníamos tiempo para contar con la información, con lo cual no podíamos contar con el sumario para audiencia. Por eso empezamos a utilizar otros mecanismo como llamar a los oficiales y nos manejamos con mensajes de texto, nos mandaban fotos o capturas de los videos de seguridad, porque sino no teníamos manera de describir un hecho”.

En segundo lugar, explicó que “el sumario que nos llegaba era de mala calidad, porque la policía tiene un lenguaje muy específico para trabajar y generalmente las declaraciones que toma la policía no plasma con claridad lo que decía el testigo o la víctima. Nadie dice ‘me atracaron por la espalda’, no es vocabulario propio de la gente y nosotros necesitamos saber que vio testigo”.

Explicó que con el nuevo sistema el policía que toma el hecho pude tomar declaraciones grabadas e incorporarlas al legajo de manera inmediata y el fiscal puede oírlas en pocos minutos.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro