Advierten que truchas importadas impactarán en la pesca deportiva de Neuquén

La cámara de guías de pesca deportiva advirtió que los criaderos de truchas de Chile y de otros países aguas abajo de la presa de Piedra del Águila pondría en riesgo el Limay Medio, que está considerado como uno de los mejores pesqueros de la norpatagonia.

Los profesionales alertaron que en el vecino país se usa 75% más antibióticos para la producción de salmones que su competidor, Noruega, y que si la cuarentena de ovas y alevinos se hace en el mismo lugar donde se instalarán las jaulas para crianza pueden producirse escapes que contaminarán el ecosistema.

La provincia de Neuquén posee criaderos de trucha en hacinamiento en los embalses de Alicurá y Piedra del Águila. La producción se faena en Bariloche. El Estado provincial construyó una planta de faena en cercanías de la presa y la entregó en concesión a Salmon Trouth.

Hace un mes se presentó en Piedra del Águila una empresa que pretende instalar un criadero de truchas luego de exponer su experiencia en Chile y en Perú, pero en el mar.

Te puede interesar: Nuevos inversores apuestan a las truchas neuquinas

Existen expectativas por la generación de divisas porque un estudio indicó que se pueden producir 17.000 toneladas de peces en los lagos artificiales cuya sanidad está reconocida a nivel internacional. Los ocho emprendimientos que hay actualmente producen 1.500 toneladas.

La Cámara de Guías y Profesionales de la Pesca Deportiva del Neuquén, con la firma de Juan Sacconi, advirtió que si bien la acuicultura crece en todo el mundo en aguas marinas y continentales “no por ello debemos descuidar el cuidado del medio ambiente”.

Indicaron que “en Chile el paradigma de las ventajas comparativas y competitivas asociadas a la economía global tomó tal fuerza y consolidación que, finalmente, conceptos como rentabilidad, productividad y eficiencia desplazaron a otros como protección social y ambiental”.

La industria del salmón, de tener un papel marginal, se transformó en el producto estrella de la economía chilena, pero a costa de bajos estándares laborales y descuido total por el ambiente, indicó la cámara en un documento.

Enumeró efectos nocivos como la contaminación de las aguas, la demanda de biomasa destinada a la alimentación de los salmónidos, sobrecarga de acuíferos, acumulación de sedimentos por deposiciones y alimento no ingerido, descomposición de los peces muertos y la utilización desmedida y sin control de químicos, y antibióticos.

Te puede interesar: Duplicarán la producción de truchas en Neuquén

“Todos estos impactos producidos por la industria afectan directamente a los recursos acuáticos y de manera indirecta a la comunidad toda, llegando a transformar negativamente la vida de las personas y sus costumbres tal como sucede en la Isla de Chiloé”, sentenció la cámara.

Mencionó que el uso de químicos y antibióticos en el cultivo de salmónidos ha existido prácticamente desde los inicios de esta industria y que en el caso de los antibióticos, se encuentra asociado principalmente a la prevención de infecciones debido a perturbaciones inmunológicas provocadas por el hacinamiento de los peces. “En términos comparativos, la industria acuícola chilena utiliza 75 veces más antibióticos que la industria noruega”, acotaron los guías.

Los integrantes de la cámara de guías de pesca agregaron que el escape de salmónidos es una situación inherente a todas las zonas donde se desarrolla esta actividad, y sus efectos alcanzan dimensiones considerables.

Advirtieron que el proyecto que se presentó en Piedra del Aguila prevé la instalación de un sitio de cuarentena y engorde ubicado en un lugar que conecta los principales y más valiosos cuerpos de agua de la provincia como los ríos Collón Cura, Caleufu, Chimehuin y Malleo, además de los lagos que son cabecera de cuenca como el Huechulafquen, Lolog y Alumine entre otros.

Una investigación, a cargo del Centro Regional Universitario Bariloche (UNCo), que surgió por iniciativa del Programa de Desarrollo Acuícola del Centro Pyme, encabezado por Pedro Temporetti y Lucas Maglio, proporciona información para determinar mejoras necesarias para el aprovechamiento del recurso natural como sector de producción, el cuidado del medioambiente, la seguridad de las personas y de los sistemas de cultivo. La investigación duró un año entre campañas de terreno, análisis en laboratorio y trabajo en gabinete.

El 24 de mayo se realizó la presentación de propuesta de inversión para la operación de la planta de faena de truchas de Piedra del Águila por parte de la empresa Marandino que “tiene 25 años de trayectoria en la producción, comercialización y tratamiento de truchas”, según informó Marcelo Ortíz, Intendente a cargo.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro