Amparo para frenar la desidia con el patrimonio histórico

Enrique Camino

La conservación de los bienes históricos y el riesgo en que está sumergido el Archivo Histórico Provincial tiene su propio salvavidas. Frente a la amenaza del daño irreparable surgió la Asociación Civil por el Patrimonio Histórico Cultural Rionegrino”, que tomó cartas en el asunto.

El objeto de la entidad es la defensa del patrimonio material e inmaterial, mueble e inmueble, histórico cultural de la provincia de Río Negro desarrollando actividades que contribuyan al funcionamiento y conservación del Archivo Histórico Provincial y la Biblioteca Histórica Provincial, instalados en la ciudad de Viedma, así como otras instituciones de similar cometido ubicadas en el ámbito del territorio provincial.

Cuenta en su integración con historiadores, escritores, investigadores, documentalistas, docentes de universidades, de escuelas secundarias, y usuarios comunes del acervo documental del archivo.

En este grupo están los principales damnificados como consecuencia de no contar con el acceso a fuentes fidedignas cuando deben investigar algún tema, ante el deterioro que sufren esas instalaciones.

Por caso, la científica Teresa Varela de la Universidad Nacional del Comahue (Centro Regional Zona Atlántica), dice tener a su equipo de investigadores paralizado a raíz de la inaccesibilidad a la papelería. Ella, encabeza un trabajo sobre la etapa de la conformación de la Provincia de Río Negro hasta 1976, que se solventa con fondos públicos perteneciente a esa institución de educación superior.

“Es lamentable que no entiendan (los funcionarios) lo que es salvar la documentación, porque hay obreros trabajando sin demasiados recaudos, fuman allí, y (el edificio debe estar higienizado”, apunta.

Su colega, Walter Puebla Morón, consideró que existe “indolencia” para solucionar el problema. El docente de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) se sumó al reclamo por estar imposibilitado de continuar trabajando en una investigación sobre las agencias de seguridad en la Provincia -incluso desde el punto de vista histórico-, en el marco de un proyecto de investigación que dirige Eva Muzzopappa.

Ambos presentaron junto a la presidenta de la Asociación, Dalia Chaina, y la secretaria Silvia Chucair, un amparo ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) a fin de conseguir una reparación definitiva al daño.

La medida apunta a exigir al Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte de la Provincia de Río Negro que, a través de la Secretaría de Cultura, se arbitren los medios administrativos y económicos necesarios para contratar profesionales con conocimiento específico en la materia y en catástrofes de esta índole.

Recomendaron no dar lugar a la continuidad al comodato que se firmó por 10 años, entre el Ministerio de Turismo, Cultura y Deporte y el Instituto Provincial del Seguro de Salud (Ipross), para el funcionamiento del Archivo Histórico y la Biblioteca Histórica de la calle José María Guido al 500 porque el inmueble no reúne las condiciones de seguridad para el resguardo adecuado del fondo documental, ni para el desempeño diario de las tareas de los trabajadores, ni para los investigadores y usuarios.

Chaina, consultada por “Río Negro”, insistió en la necesidad de convocar a especialistas en virtud de que hay papeles de 1.800 cuya calidad puede estar afectada y transformarse en ilegibles, y además “se ven cajas hinchadas por la humedad” de las lluvias.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro