Las asignaciones no se modificaron y los políticos de la región opinaron

Agencia Neuquén

La marcha atrás del presidente Mauricio Macri con las modificación de las asignaciones familiares fue vivida como un triunfo por la mayoría de los sectores políticos. El gobernador Omar Gutiérrez reconoció el gesto presidencial pero marcó su posición: “nuestra exigencia fue escuchada”.

“La zona desfavorable es un derecho, no un privilegio. Es una herramienta de desarrollo equitativo y federal que contempla la diversidad de realidades de nuestro país”, declaró el mandatario provincial neuquino.

El diputado de Cambiemos, David Schlereth, dejó en claro que desde su sector también realizaron gestiones para que se modifique la decisión inicial del gobierno nacional. “Particularmente nosotros nos involucramos en este tema, porque por supuesto afectaba directamente el bolsillo de los patagónicos”, indicó y remarcó sentirse “satisfecho” por el resultado.

Su par Darío Martínez (Unidad Ciudadana) fue más directo y aseguró que “Macri dio marcha atrás con el ajuste a las asignaciones porque los patagónicos nos plantamos”. El vicegobernador Rolando Figueroa se expresó en un sentido similar al plantear que “sin el planteo de los patagónicos esto no hubiera sido posible”.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro