Preocupación de padres por el crítico estado de la escuela Nº 253 de Roca

El edificio que tiene baños clausuras, vidrios rotos, problemas de agua y electricidad, no cuenta con todos los matafuegos necesarios para el edificio y tiene un patio que con vidrios rotos, arboles secos. Las clases continúan.

Los padres de la escuela N° 253 de Roca están muy preocupados porque sus hijos deben seguir yendo a clases en un edificio que tiene baños clausuras, vidrios rotos, problemas de agua y electricidad, no cuenta con todos los matafuegos necesarios para el edificio y tiene un patio que con vidrios rotos, arboles secos con posibilidad de caídas y un cerco petimetra con falencias. Todo eso fue certificado por un perito de la Justicia que hizo un recorrido por el edificio del barrio Los Olmos, a dos meses de la presentación de un recurso de amparo por parte de cinco madres

Ante la falta de respuesta por parte de educación un grupo de madres de estudiantes de la Escuela N° 253, comenzó a denunciar firmemente los problemas de infraestructura del establecimiento educativo. El 12 de Julio realizaron un pedido de amparo ante la justicia por falta de seguridad e higiene, motivo por el cual intervino un perito que se encargó de confirmar cada una las fallas denunciadas.

Uno de los problemas que más alarmó a las madres fue el estado de las instalaciones eléctricas que presenta la escuela. Según lo que estableció el perito en seguridad e higiene, que otorgó la justicia, el servicio presenta un grave riesgo debido a las condiciones del tablero general y el estado del cableado. “Tapan los enchufes con cinta”, afirmó una de las madres.

“Los estudiantes usan un sólo baño y es el de profesores, los cambia de aula cuando hay pérdida de gas o inconveniente con el calefactor, corren los muebles cuando hay filtraciones, y si llueve o el clima es malo los chicos no tienen educación física o hacen otra actividad porque tampoco tienen SUM”, relató Lucia Silva, una de las madres que presentó el amparo.

Ayer padres, estudiantes, docentes, ex alumnos, equipo directivo y miembros de Unter realizaron un abrazo simbólico al edificio con el objetivo de visibilidad la situación alarmante del colegio. “La verdad fue muy emocionante ver tanta gente y personas que incluso ya no están más vinculadas a la escuela por un cargo u otro motivo, pero el afecto que le tienen es grande. Es una buena institución con un lamentablemente estado edilicio”, sostuvo Silva.

El perito solicitó un informe actualizado de la potabilidad del agua y limpieza de tanque. También verificó que de cinco matafuegos que debería tener la escuela solo hay dos, que el patio presenta un gran estado de abandono con vidrio rotos, arboles secos con posibilidad de caídas y un cerco petimetra con falencias.

Silva comentó que la escuela siguen dictando clases con normalidad ya que “los directivos no pueden suspender las clases salvo que el riesgo sea mayor o no puedan dar solución en el momento. Y además deben pedir autorización”. Si bien el equipo directivo han presentado, en reiterados oportunidades, notas a delegación y al ministerio de educación pidiendo arreglos, “las respuestas que dieron fueron parches”.

Ahora el grupo de padres se encuentra a la espera de la resolución de la justicia y le solicitan al Ministerio de Educación “que deje de mirar para otro lado y haga las reparaciones necesarias para evitar cualquier situación de peligro”.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro