Gamers: la importancia de distinguir el uso, abuso o dependencia a los juegos

Juan Cuccarese

El “fenómeno Fortnite” ha llegado para quedarse. Tal como lo mencionó el licenciado Danilo Sans, la clave del juego está en la modificación constante por ello llama la atención de los más jóvenes.

El Fortnite “no cambia la relación entre los jóvenes, sino que se incluye dentro de las actividades de competencia que refuerza o disminuye el autoestima, sobretodo en la infancia o la adolescencia”, explica la licenciada Patricia Planas, quien añade que “aún existe el prejuicio hacia los gamers sobretodo por parte de los adultos o aquellos que desconocen el juego”.

A pesar de ello, Planas llama a estar atentos a ellos pues como en todo juego también allí se desarrollan “habilidades”. “Quizás si se entrena para fútbol o se ensaya para ser músico no serán cuestionados porque está socialmente aceptado que ellos ´serán útiles´. Por eso hay que tener en cuenta que los gamers también desarrollan competencias, habilidades, estrategias... ponen en juego la lógica”, indica la licenciada.

Asimismo descarta que por el Fortnite- y otros tantos juegos en los que se utilizan armas- el gamer será violento. “Puede tratarse de una canalización de fantasías de hostilidad y no por ello el joven será violento”, explica Planas.

La licenciada además, recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó hace poco la adicción a los juegos como una enfermedad. Por ello llama a distinguir el uso, abuso y dependencia o adicción a los juegos. “La cuestión pasa por ver que lugar ocupa el juego en una persona”, destacó ya que no es lo mismo que la partida sea una mera recreación o pase a ser el eje central en su vida. “La adicción se da, generalmente, en los cambios de etapas, cuando el joven se pasa mucho tiempo solo”, señaló Planas y sentenció: “Ante la duda siempre es recomendable consultar a un especialista”.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro