La mortalidad infantil se mantiene pero hubo más muertes maternas

Agencia Viedma

La Tasa de Mortalidad Infantil (TMI) mostró en Río Negro un 6,7 por mil luego de que el Ministerio de Salud consolidó las Estadísticas Vitales de 2017.

Para contextualizar el dato, se debe retroceder hasta 2002, cuando las cifras surgidas del Registro Civil contabilizadas luego por la Dirección de Estadística y Censos de la Provincia, dentro del rubro Vitales, fueron procesadas posteriormente por la cartera sanitaria rionegrina. En 2002, la TMI trepó al 15 por mil.

En 2017, de 10.804 bebés nacidos vivos, se registraron 72 defunciones. De esa cantidad, 17 fallecimientos pertenecen a Bariloche (tasa de 8,7 por mil en esa ciudad). Este conglomerado se encuentra por encima de las demás en esta cuestión estratégica que mide la gestión de las políticas de salud.

“Estamos bien, esto es histórico, nunca tuvimos indicadores (bajos)”, comentó el secretario de Políticas Públicas de Salud, Alfredo Muruaga.

Atribuyó esta condición al esquema empleado para “regionalizar” los partos que se atendieron en hospitales cabeceras porque no todos los puntos de la Provincia cuentan con determinadas condiciones.

En su opinión, se pusieron como referencias los hospitales de mayor complejidad para control materno, se hicieron más receptivos los sistemas de captación de embarazadas y control del niño; incluyendo a los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) con su cercanía hacia los barrios.

El funcionario consideró además que hubo controles permanentes (seis o siete al año), de la vacunación y de aportes nutricionales, como el suministro de ácido fólico que atienden la falta de hierro.

Hizo un análisis en cuanto a la cantidad de decesos. Mencionó que pudieron haber ocurrido por determinados “avatares y factores” poniendo como ejemplo la falta de controles de embarazos, aclarando que “el principal actor de la salud es la gente, y quien requiere de salud necesita cuidarse de si mismo”.

No obstante, consideró que se pueden “potenciar” las mejoras con mayores actividades preventivas y optimizar los servicios hasta el tercer nivel de atención con el acceso a especialidades en los hospitales de mayor complejidad, como la terapia infantil neonatal o el funcionamiento de los “bancos de leche”.

En este sentido, hizo mención a que se pueden sostener los logros en el tiempo con el mantenimiento de personal estable y capacitado, la futura inauguración -por caso en Bariloche- de un área crítica de 10.000 metros cuadrados que incluye terapia infantil pediátrica. “Todo esto -apuntó- influyen en los buenos indicadores”.

Durante 2016 se produjeron 69 fallecimientos ubicándose el tasa en 6,2 por mil. Sin embargo, el contraste es que tanto en 2015 como en 2016 no se produjeron muertes maternas. El año pasado aparecieron tres -derivadas desde sectores privados al público- que hicieron trepar las cifras.

El Cuadro 39 de las Vitales, registra un deceso vinculado a un aborto sin especificar la causal que el hospital de Cipolletti recibió por derivación de otra localidad.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro