Los puntos oscuros de la misteriosa desaparición de Yanina Torres, la joven de Roca

Joaquín Peralta

Tras una semana de absoluta incertidumbre, la desaparición de la joven Yanina Torres tiene varios puntos oscuros para los investigadores. ¿Se fue de su casa por propia voluntad y abandonó a su hija de 4 años y a su nene de 13?; ¿por qué dijo que iba a una entrevista de trabajo que no estaba pautada?; si vivía muy al norte de Roca, ¿por qué aparecieron rastros suyos en la zona del río?; ¿cómo era la relación con sus familiares?; ¿por qué unos días antes su madre la notó muy triste pero ella no le quiso decir el motivo?

Ya no es un misterio que entre las hipótesis que manejan los investigadores del caso figuran la de un posible suicidio, que se haya ido por su cuenta a partir de un problema “grave” o que haya sido víctima de un ataque.

De todas maneras las dudas se acrecientan a partir de los pocos elementos que rodean el caso, y las muchas contradicciones.

Mientras parte de su entorno familiar hace referencia a que la joven de 32 años, madre de Shaira (4 años) y Agustín (13) tenía una vida alegre, sin grandes conflictos, amistades y relaciones familiares sin problemas de trascendencia, otros hablan de cortocircuitos internos, de las ganas de ella por tratar de conseguir trabajo, de tener una vida social más activa.

Al cumplirse una semana de la desaparición, su pareja desde hace más de cinco años, Nicolás Riquelme, se mostró esperanzado en que la joven aparezca con vida. La última comunicación se remonta a la mañana del miércoles de la semana pasada.

La conversación fue la siguiente:

Nicolás: Y como te fue

Yanina: “Estoy aca todavía y a las 11 tengo que ir a la ypf de la alsina, tengo una entrevista. te amo te dejo amor mio.

Yanina: “Tu mami va a busca a la nena, ya le dije”

Nicolás: “Bueno amor, avisame”

Yanina: “Si amor te amo”

Nicolás: “Sueeeeerrrrrttttttttttteeee”

Yanina: (caritas de besos y corazones)

Mientras los investigadores tratan de conseguir datos que ayuden a ubicar su paradero, Nicolás repite que “Yanina no tenía motivos para suicidarse ni tampoco para irse y dejar a sus hijos. Ella era muy pegada a sus nenes, salía a todos lados con ellos... No se daba mucho con nadie, era más bien desconfiada, pero era una chica muy alegre, que nunca perdía su sonrisa”, aseguró el joven de 28 años, que se dedica a tarea generales (trabajos de albañilería, gas, plomería entre otras cosas).

Carlos Torres, el papá de Yanina, vive con angustia cada minuto que pasa. También descree de la hipótesis del suicidio, pero contó detalles de las últimas horas que podrían modificar el rumbo de las investigaciones.

“La última vez que la vimos fue el sábado. Vino a casa, y estuvo con mi señora. La notó amargada, tristona, pero no quiso contar qué le pasaba. Yo la llamé el lunes y ahí se la notaba mejor. Pero algo le pasaba”, recordó el hombre.

Torres describió a su hija como una persona muy apegada a su familia y principalmente a sus hijos, muy alegre, pero de pocos amigos.

Siempre andaba con una sonrisa, era alegre, siempre arriba. Era muy enérgica. ¿Cómo se llevaba con su esposo? Se los veía bien. ¿De la entrevista en la estación de servicio? No sabíamos nada. De lo que sí estábamos al tanto era que ella estaba buscando trabajo.”

El hombre contó además que la relación con su anterior pareja y padre de su primer hijo “es muy buena”, al punto que incluso cada tanto los visita y contribuye a fomentar la relación del adolescente con sus abuelos maternos.

Su vecina y amiga María de los Ángeles también la describió como una chica alegre.“Siempre andaba con una sonrisa la flaca... Para nosotros es como parte de nuestra familia, mi hija se crió con la suya y hemos compartido muchas cosas. Es muy inteligente y muy apegada a sus hijos. Con su esposo son muy complementarios, se llevan muy bien. La verdad es que esto nos conmovió muchísimo. Ojalá aparezca pronto”, aseguró la mujer.

Es una publicación de Editorial Rio Negro S.A. Todos los derechos reservados. Copyright 2018. Propietario Editorial Rio Negro S.A. Editor Responsable Guillermo Berto.

Registro de la Propiedad Intelectual: 5.344.626 - Domicilio legal: 9 de Julio 733 - General Roca - Rio Negro