Amsterdam otoñal



#

Amsterdam tiene un problema real: es demasiado atractiva. En verano, por cada habitante hay tres turistas. En otoño, la situación es un poco más tranquila. También en esa época del año Amsterdam es bonita. Hay bastante menos turistas y el paisaje es más colorido.

Quien se pare en uno de los numerosos puentes sobre los canales Herengracht o Keizersgracht puede observar cómo el viento arranca las hojas de los árboles dejándolas caer en el agua. En los canales, la alfombra de hojas amarillas y rojas se hace cada día más gruesa. En otoño, hay tantas cosas interesantes que hacer en Amsterdam como en pleno verano, pero de forma más relajada.

He aquí siete recomendaciones para turistas:

• El Museo de la Marihuana: para los amantes del arte, este museo en la calle Oudezijds Achterburgwal no es un clásico. La exposición de ninguna manera toma una distancia crítica del consumo de esta droga. En el museo se pueden ver plantas de cannabis reales y obtener información sobre algunos famosos consumidores de hachís como los escritores franceses Charles Baudelaire y Alexandre Dumas.

• El Willet-Holthuysen: este museo, situado en el canal Herengracht 605, existe desde el año 1896 y refleja la cultura habitacional de la época. Muchas habitaciones permanecen exactamente igual que en el siglo XIX. El salón de baile de 1865 está decorado siguiendo la moda de París en aquellos tiempos. En la enorme mesa de la sala de estar hay lugar para 18 invitados. Abraham Willet presentaba aquí con frecuencia sus nuevas adquisiciones: durante toda su vida invirtió mucho dinero en antigüedades y pinturas. También se pueden visitar la cocina y la despensa.

• La Plaza de los Museos: un destino obligado para todo turista que visite Amsterdam. Es muy difícil encontrar en el mundo un lugar donde se ofrece tanto arte en un espacio tan pequeño. El Rijksmuseum muestra pintura holandesa desde la Edad Media hasta el siglo XX, incluyendo a nombres grandes como Rembrandt, Frans Hals y Johannes Vermeer. El Stedelijk es el museo municipal para arte moderno y contemporáneo, con obras de Miró, Picasso y Henri Matisse, entre otros. Y el Museo van Gogh está dedicado a la estrella pop entre los artistas holandeses. La exposición tiene un diseño moderno y es fácil de recorrer. Desde principios de año existe, además, el Museo Moco, dedicado al arte contemporáneo.

• El Museo Judío Histórico: situado en la plaza Meijerplein, cuenta mediante ilustraciones y de forma multimedia la historia de los judíos de Amsterdam hasta el Holocausto y los difíciles primeros años de la posguerra.


Comentarios


Amsterdam otoñal