ANÁLISIS: Bajo la presión de instalar un candidato anti-K





BUENOS AIRES (ABA).- Golpeado más que nada en lo anímico, Carlos Reutemann, está tan aturdido por la «traición» de la senadora Roxana Latorre, que lo sacó de las casillas cuando comentó radialmente ayer, en un tono no habitual en él, «la operación» o «misil» del gobierno nacional para minar su pretensión presidencial, un tema que dejó en suspenso por lo menos hasta el 2010.

Los principales analistas políticos aludieron el fin de semana a la «cooptación» o «borocotización» de Latorre, que durante los últimos 20 años creció a la sombra del «Lole» y era, en la práctica, la vocera de su pensamiento y representante fiel ante las otras fuerzas parlamentarias.

Algunos incluso mencionaron al poderoso ministro de Planificación, Julio de Vido, como el kirchnerista que estuvo detrás de la legisladora para que hiciera el «sacrificio» y habilitara (con su voto en disidencia total) un trámite rápido para las facultades delegadas, que terminaron habilitando al Ejecutivo para seguir fijando por un año más las retenciones a las exportaciones de los granos.

«Cayó presa de su voracidad para cubrir cargos con amigos, clientes y favorecedores», señaló en «La Nación» Joaquín Morales Solá, al asegurar que gente afín de Latorre fue colocada en la Anses, la AFIP y en la Oncca.

«Alguien con un comportamiento tan impecable como Reutemann, debe estar dispuesto a bancarse estas cosas si quiere llegar a Presidente y saber que luchará con dirigentes que son impiadosos con el adversario», señaló ayer a esta agencia un colaborador de Néstor Kirchner, quien también hizo notar las serias diferencias registradas en las últimas horas entre el senador por Santa Fe y el ex presidente Eduardo Duhalde.

«No habiendo pruebas de que Kirchner compró la voluntad de la senadora, lo reprochable en este caso es el proceder de Latorre y la poca capacidad de Reutemann para controlar un bloque de dos», señaló esa fuente que reconoció que los peronistas disidentes necesitan en forma urgente la aparición de un nuevo liderazgo claro y firme para enfrentar en el PJ al del esposo de la presidente Cristina Fernández.

La falta de definición de Reutemann, habilita a quienes sueñan con el regreso de Duhalde, quien por ahora insiste en afirmar que su cometido sólo es reorganizar al PJ. Desde hace unos meses sus colaboradores trabajan para instalarlo, para lo cual realizan constantes mediciones. «Antes era una fantasía total, pero hoy hay muchos sectores que enfatizan esa posibilidad», dijo un hombre que sigue a pie juntillas al dirigente de Lomas de Zamora.

Duhalde como distintos sectores económicos -industriales, agropecuarios y mediáticos, entre otros-, están apurados por levantar una candidatura anti-K que genere expectativas, algo a lo que se resiste enérgicamente Reutemann, por considerarlo apresurado.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
ANÁLISIS: Bajo la presión de instalar un candidato anti-K