ANALISIS: De Afganistán al Vaticano




El primer ministro italiano Romano Prodi, quien en su tiempo libre gusta de pasear en bicicleta, pedaleó cuesta arriba desde que asumió el cargo el año pasado e intentó equilibrar las demandas de sus socios de coalición comunistas y pro-católicos así como otros enfrentamientos en política exterior. No lo logró.

La renuncia es un camino que el ex economista de 67 años ya ha recorrido anteriormente. Regresó al cargo en mayo, después de derrotar por segunda vez al entonces primer ministro Silvio Berlusconi en las elecciones de abril. Sin embargo, su triunfo se ha visto amenazado por una gran oposición de parte de todos los frentes del espectro político, que van desde oposición a temas religiosos, a las reformas económicas, a la influencia estadounidense y al financiamiento para los militares.

Prodi, después de cumplir una promesa de campaña de retirar a los soldados italianos de Irak para el 2006, ha dedicado gran parte de su tiempo para tratar de revivir la debilitada economía italiana. Hace un mes, obtuvo una victoria importante con la aprobación de medidas controvertidas para liberalizar la economía.

Sin embargo, sus socios de coalición del Partido Comunista y del Partido Verde han objetado ruidosamente a la aprobación de una planificada expansión de una base militar estadounidense en el norte de Italia, por lo que le prohibió a los ministros de su gabinete que se unieran a marchas de protesta en contra este mes.

Prodi, quien es católico, recientemente se ganó el enojo del clero cuando aprobó una legislación para darle a las parejas que no están casadas y a las parejas del mismo sexo algunas garantías legales, como los derechos de herencia. Un ministro demócrata cristiano se abstuvo como señal de protesta en la votación dentro del gabinete para aprobar la medida. Prodi logró que el gabinete aprobara que se siga financiando a los 1.800 soldados italianos que se encuentran en Afganistán, pero tres ministros de los partidos de izquierda radical boicotearon la votación. (AP)


Comentarios


ANALISIS: De Afganistán al Vaticano