ANALISIS: El dilema de los mandos



Kagan, quien apoyó firmemente el envío de más soldados, dijo que cuando se decida si se mantiene el actual nivel de efectivos habrá que tomar en cuenta el impacto que tiene una movilización de semejante magnitud.

Ello implica sopesar la conveniencia de enviar efectivos de la Guardia Nacional sin respetar los parámetros fijados por el Pentágono para su movilización o de mantener soldados más de los 15 meses estipulados inicialmente. “Uno tiene el mismo dilema en cada paso de este proceso y debe considerar el bienestar del Ejército por un lado y lo que se cree se necesita para ganar la guerra”, dijo Kagan.

Algunos oficiales dicen que los soldados están escuchando rumores de que no deben ilusionarse con regresar a casa cuando se cumplan los 15 meses de movilización. Hasta ahora, no obstante, ningún funcionario del gobierno ha dicho que se piense prolongar sus estadías. La Guardia Nacional se prepara para una nueva movilización, en medio de versiones de que se reduciría de cinco a cuatro años el período en que permanecerán desmovilizados luego de cada misión de un año. (AP)


Comentarios


ANALISIS: El dilema de los mandos