Análisis: la fecha de elecciones, otro punto clave



Los malos augurios que llegaron a la órbita oficialista desde Buenos Aires hicieron trepar las acciones de otro punto clave del fallo de hoy: la fecha de las elecciones.

Desde ayer no sólo importa si Weretilneck será o no candidato, sino también si los comicios serán el 7 de abril.

En las dos causas nadie pidió mover el calendario. Pero son amplias las facultades de la Corte y nadie puede asegurar plazos inalterables.

Y en esa marea de especulaciones, el más interesado en mantener el 7 de abril es precisamente Juntos.

El oficialismo confía en una victoria aun sin su líder en la boleta, construida a partir de distintos escenarios:

• La instalación del voto “anti-Soria” por encima del apoyo puntual a Weretilneck.

• El lanzamiento de una rápida victimización, agitando la idea de una “proscripción”.

• La posibilidad de anunciar que Weretilneck igual estará en un futuro gobierno, con un puesto en el Ejecutivo.

• Las encuestas. Si hay 10 puntos entre Juntos y el FpV, como dijo el consultor Ricardo Vignoni, el FpV tendría que lograr que 40.000 rionegrinos cambien su voto para ganar.

Si la carrera es corta, hay chances. Si las urnas se mudan a otro mes, el horizonte oficialista sumará nubarrones.


Comentarios


Análisis: la fecha de elecciones, otro punto clave