ANÁLISIS: La forma y el Fondo





El gobierno nacional intenta dar nuevas señales a los mercados: todos los compromisos de deuda pública serán honrados.

La respuesta no se hizo esperar: las acciones rebotaron casi el 4% y los bonos lo hicieron a una tasa promedio del 3%.

Sin embargo, los operadores financieros son conscientes de que la situación del Tesoro sigue siendo de extrema fragilidad.

Para pagar los 2.250 millones de dólares por vencimiento de Boden 2012, el Estado nacional tuvo que recurrir ayer a las reservas del Banco Central. Es decir, los títulos no fueron cancelados con ahorro genuino. Pero para el gobierno y los tenedores de estos bonos eso es un tema menor. «No importa de dónde salió la plata, eso es sólo una cuestión de forma. Lo importante es que se pagó», afirmó con optimismo un asesor del ministro Boudou con los valores del Merval en la mano.

No caben dudas de que el gobierno está dispuesto, sin computar los riesgos, a salvar sus compromisos con tal de acceder cuanto antes al crédito internacional. Boudou sabe que con las reservas del Banco Central, las transferencias del Banco Nación y las utilidades acumuladas por las empresas del Estado el gobierno cancela sus deudas en el 2009.

El problema está en el día después del 31 de diciembre.

El matrimonio Kirchner es consciente de este escenario. De ahí que, por primera vez, el discurso que sale del Ministerio de Economía coincide con el que llega desde Olivos: no hay forma de sostener este esquema sin ayuda externa. Con las cuentas públicas en rojo y un Banco Central con «déficit» de divisas, los fondos que necesita el gobierno nacional para honrar su deuda en 2010-2011 sólo pueden llegar con la vuelta de la Argentina al mercado voluntario de deuda. Traducido esto al castellano: volver al FMI.

Éste es el objetivo de fondo que tiene la administración Kirchner al «jugar» con las reservas del Central. En algún momento, un manejo contable «enjuagará» los balances de la entidad que maneja hoy Martín Redrado, demostrando así a la sociedad que el dinero que salió al Tesoro para cancelar los Boden 2012 volvió a las reservas.

Pero es largo el camino por recorrer. Todavía no llegó a un acuerdo con los holds-out y las promesas de pago al Club de París siguen incumplidas, datos éstos que el mercado también tiene en cuenta.Ç

JAVIER LOJO


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
ANÁLISIS: La forma y el Fondo