ANÁLISIS: Queda vacante un liderazgo brutal



#

La imagen más conocida del capo.

Las autoridades mexicanas creen que la muerte de Arturo Beltrán Leyva causará un repunte de la violencia por reacomodos internos y la lucha con grupos rivales. “No es descartable que se produzca violencia en el interior de este cártel hasta que se definan las líneas de mando” dijo el procurador general, Arturo Chávez

También ha señalado que podrían suscitarse enfrentamientos con organizaciones rivales, como el cártel de Sinaloa, ya que el debilitamiento de cualquier grupo “puede ser interpretado como una oportunidad por un cartel que le está disputando territorio”.

Chávez ha señalado, sin embargo, que es “prematuro decir cómo va a quedar conformado” el cártel de los Beltrán Leyva con la desaparición de su líder.

Arturo Beltrán Leyva era conocido como “El Barbas” y hasta “La Muerte” por ser el autor de varios mensajes encontrados en los últimos meses junto a unos 30 cadáveres y cuerpos descuartizados en el centro y sur de México.

Fue hombre de confianza del líder del capo de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán, hasta que empezó su ruptura a mediados de 2007 y formó una organización propia. A partir de ahí, infiltró cuerpos deseguridad, mató jefes policiales y configuró su propio imperio.

Beltrán Leyva, de unos 50 años, y el “Chapo” se convirtieron en enemigos a muerte a partir de la detención de Alfredo Beltrán Leyva, su hermano, el 21 de enero de 2008 en Culiacán, capital de Sinaloa, por una supuesta traición. Medios mexicanos lo ubican como uno de los capos con mayor stock de cocaína, cliente e intermediario de organizaciones como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).


Comentarios


ANÁLISIS: Queda vacante un liderazgo brutal