ANALISIS: Una jugada con riesgos



Los demócratas encararon una arriesgada maniobra ante la guerra de Irak en su empeño de poner cortapisas a la financiación de la tropa expedicionaria al oponerse a la política del presidente George W. Bush. Sus líderes han permitido a los activistas antibélicos y más izquierdistas entre sus filas definir la imagen y la política del partido en este tema.

Las disputas por la fecha de retiro de tropas podrían dar al traste con la victoria táctica que obtuvieron los demócratas mediante la resolución no vinculante que criticó la política del mandatario en esa guerra.

Los mandos demócratas intentarán ahora limitar parte de los gastos bélicos solicitados por Bush para Irak . El representante demócrata John Murtha, ex infante de marina y punta de lanza en la oposición a la guerra, dijo que buscarán forzar un “cambio de estrategia -no mediante la negación de fondos, sino mediante el cambio en el uso de esos fondos''. Murtha intenta evitar que su partido pueda ser acusado abandonar a la tropa en el frente de batalla y sufrir en las urnas por aparecer como demasiado ansioso de acabar con la guerra a cualquier precio. (AP)


Comentarios


ANALISIS: Una jugada con riesgos