Analizan qué hacer si hay un rebrote de violencia

Preocupación en el gobierno por las derivaciones sociales de la crisis. Se entremezclan desocupación, marginalidad y descontento social. Calculan que en el país hay unas 20.000 armas sin registrar.



BUENOS AIRES (ABA)- Preocupados por las derivaciones sociales que pueda tener la crisis política y económica, en el gobierno pusieron el foco nuevamente en la seguridad.

Por pedido expreso del presidente Eduardo Duhalde, el secretario de Seguridad Interior, Juan José Alvarez, comenzó una serie de reuniones con los titulares provinciales de los organismos competentes en el área, jueces federales y legisladores nacionales a fin de establecer un plan de acción para trabajar sobre una hipótesis de “extrema violencia”.

Según aseguraron fuentes inobjetables de la repartición a cargo de Alvarez, la preocupación gubernamental está centrada en anticiparse a un virtual escenario de conflictividad que podría provocar la combinación de tres factores: la gran cantidad de armamento no registrado que hay actualmente en el país, los elevados niveles de desocupación y marginalidad y el descontento social reinante ante la actual situación política y económica.

“La hipótesis de extrema violencia implica analizar la conjugación de los posibles detonantes de un conflicto, para así poder estudiar las alternativas de respuesta ante una necesidad de acción”, explicó la fuente.

Y agregó: “Lo más preocupante es la cantidad de armamento no registrado que circula por todo el país. Esas son las armas con las que se comete la mayor cantidad de delitos”.

Aunque no existen cifras oficiales, las estimaciones que maneja la secretaría indican que actualmente existen en el país más de 20.000 armas que no cuentan con un registro oficial.

A pesar de que la cifra es significativa, la fuente se encargó de restar dramatismo al tema con el argumento de que se está operando, nada más, a modo de anticipación.

“Hay que ser claros en esto: que estemos trabajando en la hipótesis de extrema violencia no quiere decir que el cuadro ya haya comenzado a manifestarse. Es una tarea de prevención”, dijo.

La posibilidad de que pueda producirse un estallido social fue descartada, incluso aunque la secretaría esté trabajando con hipótesis de conflicto.

“No se prevé un estallido social. Aunque la conflictividad -sobre todo en las provincias- esté a flor de piel, la posibilidad de que se produzca una explosión social aún está lejos”, expresaron.

Sin embargo, por lo bajo las fuentes reconocieron que en las provincias norteñas donde la secretaría ha estado poniendo la mira.

Por ejemplo, en Jujuy, aseguraron que se ha detectado un incipiente foco problemático y que el propio gobierno provincial les solicitó ayer el envío de 100 hombres de Gendarmería para ayudarlos en el control de posibles desmanes.

“Nosotros trabajamos en cooperación constante con los organismos de seguridad de las provincias, y por el momento sólo Jujuy nos pidió asistencia. Por lo tanto, la idea de que pueda producirse un estallido está descartada”, manifestó. Luego se conoció que Río Negro había pe- dido la asistencia de efectivos de Gendarmería ante los incidentes registrados en Viedma.

Para EE. UU. “la Triple Frontera sigue siendo refugio de extremistas islámicos”

BUENOS AIRES (DyN)- El gobierno de los Estados Unidos aseguró que la zona de la Triple Frontera, que comparten Argentina, Brasil y Paraguay, “sigue siendo un refugio de extremistas islámicos”, en particular, miembros de los “grupos terroristas” Hamas y Hizbollah.

La afirmación fue realizada por el jefe de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, Asa Hutchinson.

Según declaraciones difundidas ayer aquí -pero realizadas el miércoles- por la Embajada de Estados Unidos, Hutchinson “sospecha que las actividades ilegales que llevan a cabo estos dos grupos van desde la falsificación de moneda estadounidense al contrabando de sustancias ilegales a través de la región de la Triple Frontera”.

El jefe de la DEA evaluó que la situación en esa región “pone de manifiesto la facilidad con la que las organizaciones terroristas pueden infiltrarse y asimilarse en otros países y pasar relativamente inadvertidas durante un largo período de tiempo”.

“La zona de la Triple Frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil sigue siendo un refugio de extremistas islámicos, entre ellos los afiliados a los dos principales grupos terroristas que operan en esa región: el Movimiento de Resistencia Islámico, conocido como Hamas, y el Hizbollah”, sostuvo.

Durante un informe que días atrás realizó ante la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes estadounidense, el funcionario enumeró a otros grupos terroristas “extremadamente violentos que operan en el Hemisferio Occidental y el mundo entero”.

Así mencionó a “Sendero Luminoso en Perú y tres grupos designados como terroristas por el Departamento de Estado en Colombia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, el Ejército de Liberación Nacional y las Autodefensas Unidas de Colombia”.

“Si bien la DEA no apunta directamente a los terroristas”, señaló Hutchinson, “tomaremos como blanco y rastrearemos a los traficantes de drogas y organizaciones del tráfico involucradas en actos terroristas”.

Por otra parte, Hutchinson subrayó que “las actividades violentas de las FARC y otros grupos no se han limitado a Colombia”.

“La violencia y las actividades de procesamiento de coca de las FARC se han extendido a Panamá”, mientras que “Venezuela experimenta violencia creciente que, a su vez, hace que algunos ganaderos contraten personal de seguridad adicional para oponerse a la presencia de las FARC”, concluyó el jefe de la DEA.


Comentarios


Analizan qué hacer si hay un rebrote de violencia