Antecedentes de muertes por cercos electrificados



#

Las empresas que ofrecen estos dispositivos dicen que tienen sólo 12 voltios.

NEUQUÉN (AN).- En los últimos trece años al menos dos personas murieron en la provincia de Neuquén por tocar cables electrificados: en un comercio de la capital y en una vivienda de Cutral Co. En la sesión de ayer del Concejo Deliberante tomó estado parlamentario el proyecto del bloque Une para prohibir los cercos electrificados como medida de seguridad. La polémica se desató a pocas horas de que el concejal de Une Francisco Baggio diera a conocer su proyecto para que en la capital neuquina no se puedan instalar sistemas de electricidad en muros y rejas de casas particulares como medidas antivandálicas. Las empresas que ofrecen este servicio en la zona aseguran que los equipos que funcionan con una descarga de 12 voltios no son peligrosos para la vida de las personas. En la Defensoría del Pueblo no tienen registros de denuncias o quejas sobre la utilización de estos “boyeros eléctricos” ni sobre accidentes graves. Sin embargo, en la región existen antecedentes de personas que murieron luego de recibir una descarga por tocar un cerco y un portón electrificado. El primer casos sucedió en octubre de 1999, en un comercio de la calle Gatica de esta ciudad. Un joven de 20 años murió al tocar un alambre electrificado en el techo de un comercio de venta de detergentes y lavandinas. Peritos determinaron que el cable estaba conectado a una caja de electricidad y que no tenía como finalidad alimentar ningún artefacto. El dueño del local fue procesado por homicidio con dolo eventual, pero la Justicia lo absolvió por le beneficio de la duda y al no poder comprobar que él había conectado el cable sobre el techo. En enero de 2004 una joven de 21 años que estaba embarazada de tres meses, murió al tocar un portón electrificado de una casa del barrio Peñi Trapún de Cutral Co. Se encontró un cable de 220 voltios del tendido domiciliario que se enroscaba uno de los parantes del portón de rejas. La autopsia determinó que murió por un paro cardiorrespiratorio a causa de shock eléctrico.

Archivo

En la provincia de Neuquén


Comentarios


Antecedentes de muertes por cercos electrificados