Antes, durante y después de "La argentinidad..."

NEUQUEN (AN).- El tecladista Juan Subirá grafica la historia artística de Bersuit como "parabólica", que en un principio tuvo mucho éxito (en el circuito under), que pasó por cuatro años desastrosos -entre el 94 y el 97-, que resucitó con "Don Leopardo" ("cuando mucha gente pensó que estábamos muertos) y explotó de la mano de "Libertinaje". Con el doble de "La argentinidad al palo", el caos, la locura.

-El 2004 fue el año soñado, no pueden pedir más.

-Sí, sí. Fue de mucho crecimiento, muy importante porque editamos un disco doble, y cada vez que lo hacés es como un campeonato nuevo, sedudir gente, volver a demostrar por qué jugás en primera.

-¿Cuándo comenzó todo éste fenómeno. Hay una fecha cierta?

-Comenzó con "De la cabeza". Rompimos muchas barreras y estratos sociales. Y con "La argentinidad..." se reafirmó y explotó.

-No existe una fórmula, sino que es una conjunción de cosas.

-Sí, porque si no hubiéramos tenido éxito antes. Es una sumatoria de elementos como la búsqueda musical, el contenido de las letras, nuestras inquietudes a nivel sovial, político, humano, la química de la banda, el carisma del pelado (Cordera). De todo.

-¿Luego de un disco tan exitoso, no temen fracasar al pensar en el próximo?

-Siempre está ese miedo, de hecho pasó luego de "Libertinaje". Pero está bueno afrontar desafíos, salir a buscar un nuevo título, un nuevo campeonato. (dispara apelando nuevamente a las metáforas futboleras).

-Qué has tenido que resignar por la fama?

-Es cansadora, agobiante, pero la verdad es que no tuve grandes resignaciones. La fama no me obligó a tomar ninguna medida drástica. (S.B)

Nota asociada: El otro pelado no se queda atrás  

Nota asociada: El otro pelado no se queda atrás  


Comentarios


Antes, durante y después de «La argentinidad…»