Anticipan un deshielo 15% superior al del 2000

Cuencas propone incrementar los caudales para evitar que los embalses se llenen. La semana próxima se reunirían la AIC, las concesionarias y Nación en Cipolletti.



CIPOLLETTI (AC).- Sigue nevando en la cordillera, pero ello no afectará, por ahora, el pronóstico que tiene la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas: esta primavera el deshielo aportará un 15% más de agua a los ríos de la región. Por ello acaba de obtener un sí de la subsecretaría de Energía de la Nación para analizar cuanto antes junto a las hidroeléctricas un plan de contingencia para los próximos meses.

La AIC propone que los caudales se incrementen durante los meses de la primavera para evitar que los embalses se llenen y no puedan contener el agua de los deshielos y de las lluvias que caerán de aquí a noviembre.

El temor es que el derretimiento de la nieve termine obligando a las hidroeléctricas a erogar en verano por encima de lo establecido, lo que podría provocar serios daños a la producción frutícola.

El martes, el comité ejecutivo de la Autoridad de Cuencas se reunió con las autoridades hídricas y el subsecretario de Energía de la Nación, Alejandro Gallino.

Les plantearon la necesidad de revisar las normas de manejo de agua a raíz de los serios inconvenientes que causaron las crecidas de este invierno, pero también pusieron sobre la mesa los antecedentes de sequías en años anteriores.

El representante neuquino en la AIC, Elías Sapag (h), informó que en esos contactos se realizó “un planteo de lo ocurrido”. Su intención era revisar los contratos de concesión de las cinco hidroeléctricas que operan sobre los ríos Neuquén y Limay, pero esos documentos “son cerrados y muy difíciles de abrir”, dijo.

Acumulación

El organismo que regula el manejo del agua en la cuenca del río Negro posee numerosas estaciones de medición de precipitaciones en la cordillera. Sobre la base de los datos que arrojan, Sapag anticipó que hasta ahora se ha acumulado un 25% más nieve que el año pasado.

En Hidrometeorología de la AIC pronostican que ello supone que los deshielos serán un 15% más importantes que en 2000.

A estos datos habría que sumarles los pronósticos de lluvias para el trimestre que acaba de empezar, que anticipó “Río Negro” la semana pasada.

“Las hidroeléctricas deberían erogar más cantidad de agua en el período septiembre, octubre, noviembre y diciembre, para poder cumplir luego con las restricciones de enero a abril”, afirmó Sapag.

La restricción del verano-otoño se corresponde con el período de producción frutícola y la necesidad de proteger las napas de las chacras ribereñas, que fueron sumamente perjudicadas durante la crecida de este invierno.

“Es necesario programar de común acuerdo con las empresas hidroeléctricas el despacho mínimo”, añadió.

Recién la semana que viene se sabrá con mayor exactitud la cantidad de nieve acumulada en la cordillera. Eso será cuando parta la campaña de técnicos de la AIC que verifica con unos “catadores” la dimensión del manto blanco en las zonas “testigo” de la montaña. En el comité ejecutivo de Cuencas “no buscamos las sanciones sino el diálogo”, aclaró el neuquino.

La idea es que la semana que viene se reúnan en Cipolletti representantes de las empresas, de la AIC y de las áreas energética e hídrica de la Nación para pactar el manejo del agua frente a esta contingencia.


Comentarios


Anticipan un deshielo 15% superior al del 2000