Antisemitismo y conciencia negra, un cóctel explosivo en París

El cabaretista Dieudonné divide a la sociedad francesa y suma adeptos y enemigos





PARíS (DPA) - La sociedad francesa está atrapada en una fuerte disputa sobre antisemitismo y censura.

El detonante lo dio un artista negro, conocido por su incansable compromiso contra el racismo y la marginación: el cabaretista Dieudonné.

Mientras asustados organizadores le impiden actuar en teatros y televisiones, los fans los apoyan por cientos. Y así, el cómico asume paulatinamente el papel de líder de los franceses de origen caribeño y africano.

Es la primera vez que en Francia se crea una consciencia negra de este tipo. Todo comenzó con un desliz por el que el artista se disculpó después. En un sketch televisivo, Dieudonné habló del eje "americano- sionista" y gritó "Isra-Heil" vestido de rabino radical armado.

La fiscalía estatal de París lo quiere demandar por eso, y organizaciones judías presentaron sus quejas. Siguieron tumultos en sus actuaciones, amenazas de violencia y un fuerte debate en los medios.

En la disputa, Dieudonné jugó la carta del "chico negro" y calificó a sus críticos de "traficantes de esclavos convertidos en banqueros".

Durante un espectáculo varias veces interrumpido en Lyon, el artista cosechó a cambio un hostil "Heil Dieudonné".

"El antisemitismo de Dieudonné debe ser combatido", aseguró el ministerio del Interior Nicolas Sarkozy ante la comunidad judía en Toulouse.

Las cadenas estatales de televisión prefieren de momento no darle espacio al controvertido artista, mientras varias salas lo suprimieron de su programación.

Pero con cada cancelación, el enfadado joven se vuelve cada vez más un "héroe libertario" de su comunidad de fans. Hace poco, el teatro "Olympia" canceló su show. Las enojadas llamadas de los fans colapsaron la central telefónica de la famosa sala de conciertos y las autoridades consideraron que la seguridad estaba en peligro.

Los espectadores asistieron de todas maneras y el barbudo artista actuó ante 2.000 entusiasmados seguidores en la calle. El acto se convirtió en una manifestación de la nueva consciencia de sí mismos de los franceses negros. "Dieudonné presidente", se oía por las calles. "El pueblo negro se rebeló".

Dieudonné respondió con una alabanza al líder negro estadounidense Martin Luther King: "Somos un pueblo pacífico".

Los intelectuales no están de acuerdo sobre hasta dónde debe llegar la solidaridad con el autodenominado "ciudadano del mundo laico y republicano".

La comunidad artística condena la limitación de la libertad de expresión, y el escritor Calixthe Beyala dijo que prohibirle actuar significa la muerte para un artista.

El filósofo Alain Finkielkraut advierte que no es bueno convertir a Dieudonné en un mártir de la libertad. "Dieudonné tiene una visión totalmente paranoica del mundo judío", opina Finkielkraut. "Que no fije su atención sólo en los judíos no significa que no sea antisemita".


Comentarios


Antisemitismo y conciencia negra, un cóctel explosivo en París