Apareció el exprimidor ruso y la "Naranja" quedó seca

Los dirigidos por Hiddink enfrentarán a Italia o España.




La Eurocopa sabe de milagros como el de los turcos, y también de sorpresas. Ayer la selección de Rusia le dio una muestra de contundencia a la favorita Holanda, a la que venció por 3-1 para meterse en las semis de la competencia, donde se medirá con el ganador del trascendental choque España-Italia. (ver aparte).

Los 90 minutos reglamentarios terminaron 1-1 y fue en la prórroga donde aparecieron los héroes Dmitri Torbinski y Andrei Arshavin para sentenciar esta historia a favor de los rusos, conducidos por el "mago" holandés Guus Hiddink, un especialista en lograr resultados sorprendentes con equipos poco poderosos.

La definición llegó en la segunda mitad del tiempo extra. A los 112 minutos, Torbinski empujó al gol un buen centro de Andrei Arshavin, la estrella rusa, el mismo que puso el 3-1 final.

La historia comenzó a calentarse a los 11 del segundo tiempo, cuando abrió el marcador Roman Pavlyuchenko. Pero a los 41 surgió el fantástico Ruud van Nistelrooy y mandó la definición al alargue con un certero cabezazo.

El resultado terminó reflejando lo que ocurrió en el partido. Sucede que la Holanda dirigida por Marco van Basten lució preocupada, tensa, muy lejos de la imagen que había dejado en sus tres partidos de la fase inicial. El antítesis de la fresca Rusia de Hiddink, a la que se le notó que le pesó menos el partido.

Hoy se jugará quizá el partido más apasionante de la competencia. El campeón del mundo Italia se las verá con España, un equipo que bajo la batuta de Luis Aragonés no pierde desde noviembre del 2006 y ya acumula 19 partidos invictos. Más allá de que la "Furia" ha demostrado un mejor juego, los entendidos aseguran que Italia llegará "más relajada" al duelo de colosos.

"Ojalá los españoles tengan miedo. Esperemos que sea así, pero no lo creo, saldrán al campo con la idea de batirnos", dijo Alessandro del Piero sobre la constante maldición española con la "squadra azzurra", a la que no pudo vencer en los últimos 80 años, al menos en partidos oficiales. Para colmo, los cuartos de final son el estigma histórico de los ibéricos.


Comentarios


Apareció el exprimidor ruso y la "Naranja" quedó seca