Apareció sano y salvo el piloto roquense perdido en Catamarca

Se trata del mecánico Javier Castro. Aparentemente se perdió cuando volvía de reparar el prototipo del neuquino Fernando Bradach.

AUTOMOVILISMO

El Rally de Belén, por la tercera fecha del Argentino de cross country, lejos estuvo de terminar con la premiación de los ganadores, ya que el preparador roquense Javier Castro desapareció el pasado domingo cuando volvía de reparar el prototipo del neuquino Fernando Bradach, quien había abandonado en la primera etapa, y recién fue encontrado anoche en perfecto estado.

Bradach y su navegante Roberto Corvalán abandonaron el pasado sábado, no muy lejos del lugar donde comenzó el tramo de velocidad.

Como no había forma de reparar el prototipo decidieron volverse con auxiliares de la organización al vivac ubicado en Belén, a unos 250 kilómetros de Catamarca.

Una vez que piloto y navegante se reunieron con Castro, el preparador del prototipo con motor Camaro, de más de 450HP, decidió ir junto a unos mecánicos a buscar el denominado RC II.

Los integrantes del RC Competición repararon el diferencial roto y emprendieron el regreso. A partir de este momento es que las informaciones fueron difusas.

Los mecánicos llegaron con la camioneta de auxilio, pero nunca apareció Castro con el prototipo proveniente de una zona de dunas muy compleja.

A Castro sólo lo buscaba un grupo de rescatistas que se autoconvocaron, ya que la policía de Catamarca recién hoy comenzaría con el operativo.

Bradach tampoco conocía detalles precisos de lo que sucedió, aunque cuando se comunicó con Río Negro ya estaba más tranquilo.

“No bien me enteré que no aparecía Javier me puse a buscar un helicóptero, por suerte no hizo falta. Quiero agradecerle a Osvaldo Battelli y Benjamín Lozada, el navegante de Emilio Spataro, el ganador de la prueba de Belén, quienes se portaron bárbaro”.

Bradach contó que “Javi está golpeado anímicamente, pero se encuentra bien, habló y tranquilizó a su familia. Es lo más importante”.

Mientras, Javier comentó que “arreglamos el prototipo y le cambiamos las gomas. Cuando volvía se rompió el diferencial delantero. Habíamos quedado en un punto de encuentro, a 4 kilómetros de donde se quedó la camioneta”.

Recordó que “empecé a caminar, pero como no los encontré me volví a la camioneta, donde pasé la noche, haciéndola funcionar de a ratos para combatir el frío”.

“Salí temprano caminando. Me encontró Pacho (Eugenio Arrieta), junto con otros dos mecánicos, les estoy agradecido a todos los que se preocuparon”, aseguró Javier, quien comió, se pegó un buen baño y seguramente cuando se fue a dormir habrá recordado su experiencia, la que ni siquiera le tocó vivir en sus varias presencias como preparador en el Dakar. Una historia que tuvo final feliz.

Desde +Eventos, la empresa que organiza el Argentino de cross country y colabora en el Dakar, no se emitió ningún comunicado acerca del tema.

Agencia Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora