Apareció un supuesto hijo de la víctima y declara hoy

La investigación por el crimen del contador Adolfo Herro, dio un vuelco ayer al aparecer un presunto hijo no reconocido por la víctima. Hoy declarará ante el fiscal





DOLORES (DyN).- La investigación sobre el misterioso asesinato de Adolfo Herro, ocurrido la semana pasada en el balneario de Cariló, dio un vuelco inesperado con la aparición en escena de un joven de 20 años asegurando ser hijo no reconocido del contador, que era soltero y nunca declaró tener descendientes.

Fuentes judiciales informaron ayer que el fiscal de Dolores al frente de las pesquisas, Eduardo Campos Campos, citará a declarar hoy al muchacho, que reside en Bahía Blanca con su madre y el esposo de ésta, un sindicalista muy conocido en la ciudad del suroeste bonaerense.

La historia de la aparición de este joven en la vida de Herro fue revelada por dos amigos del contador, que testimoniaron el miércoles en la fiscalía y confiaron que el chico le había exigido el reconocimiento de paternidad y llevar su apellido, con lo cual se convertiría en único heredero.

Las fuentes judiciales agregaron que ambos testigos aseguraron que Herro se negó en rotundo a admitir la posibilidad de que fuera hijo suyo, y que entonces el muchacho inició acciones en un juzgado en lo civil de Bahía Blanca para conseguir la certificación del lazo parental.

Además, los informantes adelantaron que hoy declarará en la fiscalía una vecina de Herro en Cariló, la cual contó a otros vecinos haber oído desde su casa voces disonantes y discusiones en la calle durante la noche del 25 de julio en que ocurrió el homicidio. También se supo en los tribunales de Dolores que Lourdes Giménez, compañera de Herro y única querellante en la causa, solicitó al fiscal el establecimiento de una recompensa monetaria a quienes puedan aportar datos o pistas veraces que ayuden al esclarecimiento del caso.

 

Apuntan a las llamadas

La querellante, asistida por el letrado Ramiro Gutiérrez, confió al periodismo en Dolores que alberga esperanza sobre el entrecruzamiento de los llamados telefónicos desde el celular de Herro, en las horas previas al crimen, y la posible detección allí de más pistas.

En la madrugada del 25 de julio pasado, Herro -un contador que asesoraba al Ministerio de Gobierno bonaerense- fue asesinado de un balazo en la sien izquierda, disparado desde muy corta distancia, cuando estaba a bordo de su auto Chevrolet Astra gris, frente a la casa que había comprado pocos días atrás, en el exclusivo barrio de Cariló.

Tenía en su poder mil pesos en efectivo, 200 euros y 100 dólares, un reloj importante que se veía claramente y un maletín que contenía otra arma, pero le faltaba la pistola Bloc 380 que solía llevar en la cintura.

Se sospecha que detrás del crimen habría una oscura trama que vincularía a la víctima con el manejo de dinero presuntamente irregular, pero no se descarta tampoco que haya motivos pasionales y siguen la pista de una tarjeta de un cabaret de Valeria del Mar que se habría encontrado entre sus pertenencias.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Apareció un supuesto hijo de la víctima y declara hoy