Apostillas

-Ladrillos cuestionados: Son los que dan forma a las casas de varios hombres con mucho poder político en La Pampa, entre otros el gobernador Marín, el ministro del Interior Rubén Matzkin y la subsecretaria de Promoción Urbana Elsa Lluch. Ayer, entre los periodistas que llegaron para cubrir la reunión Duhalde-gobernadores, se distribuyó un mensuario con el nombre de "Lumbre", en el que se muestra lo que definen como "mansiones" que reemplazan a "las tolderías como símbolo del poder político contemporáneo".

-"Se te fue la mano Tony": Le gritó un pampeano seguidor de Rubén Marín al senador Antonio Cafiero cuando, al bajar del micro que lo llevó al Teatro Español, lució un cabello de pronunciado tono azul.

-Viejo y olvidado: Así está el veterano Teatro Español. El deterioro y la falta de mantenimiento se evidencian sin piedad en su platea, palcos y gallinero. Y el techo es todo un tema. El yeso está combado y la inmensa roseta o escudo que tiene en su centro, se desprenderá en cualquier momento. Mientras hablaba Duhalde, no eran pocos los que levantaban la mirada casi implorando a esa estructura una última resistencia.

-Blanco de toda blancura: Así es el color de la piel del ministro Lavagna... "Parece que hubiera estado años en un sótano", comentó en la puerta del Teatro Español un dirigente de UOCRA, gremio aquí muy leal al gobernador Marín. "¿Y dónde te crees que está Argentina?", le respondió uno de los "bombistas".

-Lo dice la historia: La palabra "zurdo" tiene en el PJ una connotación excluyente. Recuerda a los "70, cuando la ortodoxia y el fascismo que siempre está enquistado en ese movimiento, calificaban de "zurdo" a todo disidente con aquella línea. Ayer, no fueron pocos los oídos que volvieron a escuchar: "¡Ni yanquis ni marxistas: peronistas!". Lo entonaban con respaldo de los bombos de la UOCRA docenas de seguidores de Marín a modo de contrarrestar los cuestionamientos que provenían de otra esquina, donde estaba la CTA.

(Carlos Torrengo, E.E)


Comentarios


Apostillas